La locura de EVANGELION

Desde figuras coleccionables a un EVA de verdad