El Club de los Idealistas

¡Ya prohiban el cine chavorruco, por caridad!