Deftones – Ohms

2020, oficialmente podemos hacer las paces. Aunque en casi todo aspecto de la vida ha sido un asco, al menos lo musical nos ha traído excelentes sorpresas. Una de ellas, es esta, la novena placa de estudio de Deftones, Ohms (On Her Majesty’s Service). Las expectativas eran altísimas: una banda que rara vez decepciona a sus fans, el regreso del productor Terry Date, responsable de sus mejores discos y una reconciliación creativa entre el guitarrista Stephen Carpenter con los demás integrantes. Una combinación de éxito asegurada que solo reafirma que el quinteto de Sacramento, es el mejor grupo de su generación.

Si le perdieron la pista a Deftones o simplemente sus experimentos anteriores, les resultaron tediosos, sean bienvenidos de vuelta. Ohms posee todos los elementos que le ganaron su séquito de adolescentes deprimidos. Letras que deambulan entre ambigüedad y gritos desesperados. “Rechazo ambos lados en los que me han encasillado”, la frase que abre el álbum en “Genesis”, una declaración de estilo entre los amargos gritos de Chino Moreno. Esto hace mucho dejo de ser el nu metal de bermudas de jóvenes inconformes, son artistas maduros en su mejor momento.

Cada canción está dotada de una personalidad única, entre la nostalgia y esos tonos nuevos que les ha dejado la experiencia. De entrada que Carpenter haya optado por tomar la guitarra de nueve cuerdas, ya nos da un nuevo panorama de las cosas. Mientras “Urantia” y “Radiant City” (con un increíble riff al bajo) es su viejo lado agresivo y distorsionado, “Ceremony” y “Pompeji” son un acercamiento a un siniestro pop oscuro.

Mucha gente ha comparado esta pesadez con la de White Pony, aunque en realidad se remonta más atrás, al Adrenaline y sus melancólicas rabietas. Esta atmósfera es constante a lo largo de la obra, dando como resultado el mejor trabajo que ha hecho Frank Delgado tras los teclados en 25 años de lanzamientos. Y si no me creen, solo súbanle a “This Link Is Dead” o al clímax de “The Spell of Mathematics”. Tema que por cierto, merece su propia mención.

“The Spell…” es, sin duda, una de las mejores canciones de toda su carrera. Ambiciosa por doquier, intercambio de verso entre teclados y guitarras saturadas, chasquidos que durante un minuto comienzan a tomar el rol de las percusiones. Moreno, lamentándose de una terrible traición amorosa. Un amor que vuelto dependencia que acaba en un desvanecer mientras los chasquidos y el arpegio se alejan. Brillante.

El disco cierra con “Ohms”, un riff a la vieja escuela, su próximo himno en vivo que tendrá a todos coreando “el tiempo no cambiará esto”. Una idea inteligente haberlo lanzado como sencillo. Sin embargo, es inevitable no sentir que la experimentación más densa que tuvieron en Gore y Koi No Yokan, fue tirada por la borda para refugiarse en una zona de confort. Para complacer vieja guardia, más que nada, porque llega a caer en ciertos terrenos de lo predecible. Pero que no quede duda: todo lo plasmado aquí, es de gran maestría.

Ohms es el mejor disco de Deftones desde Diamond Eyes. Como bien los llamó alguna vez el periodista Iván Nieblas, “son el The Cure metalero” y no queda duda de este comparativo: las tragedias de sus versos encuentran refugio en composiciones que lo mismo les da tengan elementos de metal, new wave, electrónica o algo más oscuro. La mezcla final, es lo mejor de ambos mundos que durante años, han explorado. Un claro contendiente a álbum del año.

Mario Valencia
Mario Valencia
Escribo de terror, tomo fotos, edito videos y así. Me gusta el metal, el bailongo a todo darks y ser la señora de los gatos.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

213,337FansLike
27,800FollowersFollow
11,178FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas

Playlist