El Haragán y Compañía a toda velocidad en la pandemia

Sin duda cuando hablamos del rock mexicano, debemos hacer una escala en la historia con El Haragán y Compañía, que con más 30 años de carrera y un camino musical que ha descrito las situaciones de la vida en México en varios aspectos.

Pero con la pandemia y sobre todo la cuarentena, El Haragán ha tenido que adapta su mundo a las oportunidades y carencias que la situación ha dejado. Desde postergar una presentación en el Auditorio Nacional hasta realizar un concierto Irrepetible online que le dejó nuevas experiencias.

Justamente de todos estos temas y más fue que Luis “El Haragán” Álvarez nos abrió las puertas virtuales de su vida para poder platicar en una entrevista acerca del momento que vive su banda y lo que nos espera con gratas sorpresas:

Luis, ¿Cómo ha cambiado la vida del Haragán con la pandemia tanto musicalmente como personalmente?

Estas son las vacaciones que no he tenido en 31 años, no estoy muy gustoso con eso, pero te sirven para aprender. Si no aprendemos en este tiempo de contingencia, de aislamiento, estamos condenados a no crecer a no vivir.

Yo considero que es un cambio de era, y crecer duele, la humanidad en conjunto está creciendo, estamos dando el estirón hacia un futuro que todavía no sabemos en qué terreno vamos a caer.

A mi en lo personal me ha servido para checar y reflexionar acerca de mi vida, que he hecho y que voy a hacer, haberme dedicado al rock, junto con mucha gente que estamos en este movimiento que nos lleva tiempo y la vida, llevándonos a preguntar: ¿Qué sentido tiene estar aquí?, ¿Hacía donde voy?.

Entonces todo esto lo piensas, estás contigo y eres consciente de cuidarte, todo una experiencia de disciplina de vida y aprender para crecer, definitivamente hay mucha tela de donde cortar en temas sobre esta pandemia.

Surgen nuevos temas, una nueva forma de ver la vida, porque el mundo cambió, no se acabó, solo está cambiando, por lo que hay que cambiar con la humanidad y el planeta.

Acerca de estos temas que surgen de la experiencia de la pandemia, ¿se ven reflejados en Yayo, tu nuevo tema músical?

Es una canción que si queda con la cuarentena, porque es como decirle a la humanidad lo hiciste bien, yo solo fui el aferrado de soñar en el ayer, creyendo en el amor. Es una forma de quitarle la culpa a todo, dejando todo como parte del proceso de la humanidad.

El mismo proceso de un ser humano que puede ser cualquiera, de la vida cotidiana, Yayo simplemente es un nombre, pudo ser Pancho o Juan, lo que tu quieras, es una rola dirigida a quien sea.

Esta canción tiene impregnado toda esta época que vivimos, desde el proceso de creación, de grabado, y si se llega a sentir esa melancolía, esa nostalgia y habla acerca de a dónde vamos como humanidad.

Para el Haragán, ¿Como ha funcionado la inspiración de la pandemia para crear canciones que se vuelvan crónicas de lo que vivimos en este tiempo?

Hay mucha temática de donde agarrar, podemos hablar de soledad, de injusticia, de que está pasando con el mundo, de muchas cosas. Recuerdo que cuando empecé, igualmente teníamos mucha tela de donde cortar.

Había pasado un terremoto muy fuerte en la Ciudad de México, surgieron muchas bandas que actualmente aún rifan y en estos tiempos yo estaba viendo a los grupos muy repetitivos, como que les faltaba calle, experiencia para poder platicar, sin embargo, esa experiencia ahora nos está llegando a todos.

Hay muchos temas de los que se pueden hablar, claro hay inspiración para hacerlo, del caos hay que buscar el orden, y de la desventaja una ventaja. Por lo que si tomamos la pandemia como una ventaja, podemos cambiar el enfoque y sacarle provecho de alguna manera.

Claro, no diciendo que puede ser chido para todos esto, pero puede haber una manera de la que se puede aprender, entonces toda la inspiración que llega va a ser la crónica que se va a poder contar en los siguientes 50 años.

¿Cómo te sentiste en el concierto Irrepetible?, que sin duda es un nuevo paso con el Haragán ante un Auditorio Nacional que se ve cada día más lejano

Yo estaba conciente de que el cariño de la gente iba a estar ahí, que del otro lado de la pantalla estarían. Me sentí muy cómodo tocando, me sentí muy a gusto, en primera porque vi a mis compañeros músicos donde pudimos platicar y compartir ideas, como estaríamos todo el año normalmente, volviendo a esa dinámica muy a gusto.

En segunda, una fuente de trabajo, un oasis en un desierto de trabajo, lo hicimos muy comodo muy bien, la vibra que se sintió en el lugar fue de lujo, estuvo muy bien y sobre todo la gente en los comentarios, estuvieron muy a gusto, con una conexión muy certera y directa.

Me dedique a hacer una tocada como si estuviera en un concierto normal, ante 10 mil personas, me puse a platicar como lo haría normalmente, con mis anécdotas e historias, cotorreando con los músicos, teniendo la formula exacta para vencer el miedo.

Un miedo que teníamos a las cosas nuevas, a algo que no habíamos hecho antes pero gracias a esto, se rompió esa sensación a partir de la tercera canción donde nos sentimos muy bien.

Ahora, como parte del trabajo que se está haciendo rumbo al Auditorio Nacional es eso, el dueto con Rubén Albarrán de Café Tacvba, Alex Lora de El Tri y Juanchi de Pericos son parte de lo que vendrá, junto a Yayo que es un paréntesis dentro de estos duetos.

Pero si, hay un trabajo que se está haciendo para traer a más personajes a duetos, que serán a distancia.

Y con esto terminamos una visita al corazón mismo del El Haragán y Compañía, donde conocimos a una nueva versión que se reinventa con la cuarentena y que sin duda nos deja una esperanza musical a futuro como parte de la crónica de esta pandemia.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

213,337FansLike
27,800FollowersFollow
11,177FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas

Playlist