Duran Duran: El renacimiento sonoro junto a Wedding Album

Es del dominio público que la mejor época en la trayectoria de Duran Duran fueron los años 80, ya sea por la coyuntura y porque fue la década que los vio nacer y alcanzar la cúspide. Sin embargo, a pesar de haber logrado varios éxitos, su fama se fue terminando junto con la década y aunque lograron mantenerse dentro de la escena musical, sus álbumes fueron siendo cada vez más malos y alejados de sus viejas glorias.

La última década del siglo XX fue muy complicada para las estrellas ochenteras sobre todo para aquellas que se estancaron en su sonido y no supieron o no quisieron adaptarse para evolucionar. El lanzamiento de Liberty en 1990 parecía el capitulo final en su carrera pues fue tan malo en ventas que no hubo ni gira para promocionarlo.

Justo cuando se pensaba que Duran Duran había muerto, resurgió como el fénix de sus cenizas musicales para entrarle a los 90 como casi ninguno de sus contemporáneos pudo hacerlo: con una propuesta arriesgada, pero que retomaba lo mejor de su carrera sin auto plagiarse. El 11 de febrero de 1993 publicó bajó el extinto sello EMI Duran Duran bautizado por sus fans como Wedding Album. Hablando de la portada, son fotos antiguas de bodas, las mismas pertenecen a las ceremonias de los padres de los miembros de la banda.

Su alineación había variado con la salida de Andy y Roger Taylor, desde 1986 se hacía cargo de la guitarra el estadounidense Warren Cuccurullo, magnífico ejecutante que ya tenía tablas tocando junto a Frank Zappa y Missing Persons. Se trata además de su primer álbum en formato completamente digital. Es la época en que el disco había sustituido el formato analógico del vinilo por y que hoy ha sustituido por el disco vinilo.

The Wedding Album resulta festivo, sensual y reflexivo, sin embargo su éxito comercial se debió a las hermosas baladas que irónicamente se hicieron famosas en MTV . Hacia finales de 1992 se publica el sencillo “Ordinary World”, que aborda los sinsabores de la rutina como verdugo implacable del vínculo matrimonial, un clásico de la época.

El segundo tema insignia fue “Come Undone” salió como sencillo a finales de marzo de 1993, cuyo crédito le pertenece a un hombre que ya no está en la alineación, pero que es el artífice del regreso de la banda a la vida. Su nombre: Warren Cuccurullo, virtuoso guitarrista que estuvo 15 años con ellos. Las letras fueron un regalo de Simon Le Bon a su esposa y las voces adicionales son de la cantante Tessa Niles. El maravilloso y controversial videoclip de tintes acuáticos se grabó en el London Aquarium.

Más allá de los exitosos sencillos, tiene temas que no fueron del conocimiento del público masivo, pero son auténticas joyas como la incisiva “Too Much Information” donde se van con todo contra los grandes conglomerados mediáticos, que ya profetizaba en lo que se convertiría MTV con los años y dejaba un precedente de la dictadura mediática que se avecinaba en la era de la desinformación.

La influencia del “dance” con sus beats electrónicos se hace presente en temas como “None of The Above”, “Shotgun”, “Shelter” o “Drowning Man”, en este último Nick Rhodes se explaya en los teclados. Dejando atrás el glamour del New Romantic de los ochenta, con menos oportunidades para el lucimiento de bajo de John Taylor en el bajo, destacan “None of The Above” y “Love Voodoo”.

“Breath After Breath” es la joya no reconocida de la corona, estupendo tema donde Le Bon hace dúo con el astro brasileño del Latin-jazz Milton Nascimento, más que jugar se sumerge con maestría en el océano de ritmos latinos sin verse forzado y logran una magnífica pieza digna de ser inmortal pero que por causas desconocidas siempre excluyen de sus recopilatorios, con un hermoso video grabado en las cataratas del Iguazú.

Luego bien con una caja de ritmos muy de los 80, en su versión de clásico de los Velvet Underground: «Femme Fatale».

Un básico de los años 90, que hoy en 2021 cumple 28 años de haber resucitado de entre los muertos a Duran Duran. Como dato curioso, se publicó en México en una espantosa edición que estaba hecha en Canadá, pero tenía impreso en la contraportada todo el legajo legal sobre los derechos de autor y decía “Hecho en México”. Era casi imposible de conseguir importado. Y a ustedes, ¿qué rola les gusta más?

Roger Muñoz
Roger Muñoz. Sibarita, irónico e irreverente, Comunicólogo de profesión, texto-servidor por accidente. Converso al “Indie” desde el 2009 después de vivir una experiencia místico-digital. Audiofilo de closet. Lector compulsivo de libros; amante del rock, el jazz, el cine, los cómics y la ópera. Otaku retirado y Japonfílico rehabilitado. Su alter-ego “starcat” a veces piensa por él.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

213,337FansLike
27,145FollowersFollow
11,213FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas

Playlist