Conecte con nosotros

Reseñas Discos

Saviors, el regreso de Green Day entre la genialidad y una fórmula gastada

A cuatro años de su último material, Green Day está de regreso con Saviors, un álbum con el que demuestran madurez a pesar de sus clichés.

Publicado

el

Reseña de Saviors de Green Day
Saviors
3.5 Reviewer
Calificación

Si algo hay que reconocerle a Green Day en sus más de 30 años de carrera es la perseverancia con la que se manejan. Para nada es fácil superar un éxito monumental en ventas y crítica pero ellos han logrado tener dos álbumes que marcaron a dos generaciones distintas: Dookie y American Idiot. A dos décadas del lanzamiento del segundo, llega su catorceava producción bajo el título de Saviors, adecuado para describir el legado del trío que tantas vidas ha salvado aunque a nivel musical, no logra convertirse en la pieza faltante de lo que sería su santísima trinidad de álbumes. Estuvo cerca, eso sí.

Saviors, una reivindicación de Green Day tras varios tropiezos

La placa arranca de forma impecable con su nuevo himno de estadio, “The American Dream Is Killing Me” que sigue una estructura muy similar a “Know Your Enemy”; facilmente, el tema del disco que perdurará en futuros setlist en vivo aunque la crítica al sistema estadounidense aquí se sienta pasiva, sin propuesta o esa furia de antaño. El videoclip es buenísimo eso sí, de los mejores en su carrera.

La vibra inicial resulta nostálgica en buen sentido, con una banda leal al sonido forjado de la mezcla entre alternativo y pop punk, mismo que continúa en la rápida “Look Ma, No Brains!” que nos lleva de vuelta a los 90 y la mejor pieza de todo Saviors, “One Eyed Bastard”, de riff distorsionado, buen coro y provocativa para invitarnos a levantar el puño al aire.

Green Day retomó esa chispa que nos hace enamorar de la voz y acordes de Billie Joe Armstrong, la imbatible bataca de Tré Cool y el potente bajo de Mike Dirnt. El gran problema es que a partir de este momento, el resto del disco se siente irregular, cayendo en clichés de si mismos con poco espacio para la sorpresa.

Saviors está lejos del desastre en esta segunda parte pero a momentos, se extraña mucho a esa banda tan ambiciosa que exploraba entre géneros como lo hizo en Warning y Nimrod. Aquel trío que no tenía reparo alguno en pasar del hardcore al surf y acabar en balada (pero verdadera balada como fue “Good Ridance”). Francamente, hay fragmentos que son un gran refrito de la fórmula establecida por American Idiot pero sin ese sentimiento épico de continuidad.

Es aquí cuando enfrentamos piezas olvidables como “Suzie Chapstick”, “Strange Days Are Here to Stay” y “Coma City” que dudo se conviertan en favoritas del público. Aún con ello, hay algo valioso entre el ritmo que Green Day ya entendió: a nivel de letra, no todo debe ser acerca del tópico político de moda en turno. Mil veces es preferible escuchar estas breves anécdotas de juventud melancólica, llenas de calidez hacia la gente común como tú y yo hechas por un compositor de tremenda vulnerabilidad, que el discurso cansado que solo les funciona bien cuando existe una fuerza antagónica en el poder gringo, dígase los republicanos.

Reseña de Saviors de Green Day
Green Day, luciendo siempre jóvenes hasta el final de los tiempos. Que envidia. Imagen: Facebook.

Cuando todo parecía condenado al olvido, Saviors nos lanza varias sorpresas más como “Living in the ’20s”, un reflejo de que el espíritu punk sigue ardiendo dentro de ellos a pesar de que la fama y fortuna, bien podría haberlos tranquilizado sin un sentido de hacia quien luchar. Sin embargo, a nivel lírico la más encantadora es “Father to a Son”. Que bello verso es “You’re a lighthouse in a storm from the day that you were born”, un recordatorio de este sentido paternal tan presente en su discografía desde “Wake Me Up When September Ends”.

Si Saviors hubiese terminado ahí, se hubiera ido con una nota más alta y un impacto emocional tremendo. Lástima que no fue así pues todavía resta el track homónimo y la genérica “Fancy Sauce”. Pff.

Tras lo desastroso que fue Father of All, Green Day retomó el rumbo a esa grandeza de salvadores que muchos siempre atesoraremos. Si el dinamismo de sus canciones más movidas y la idea detrás de seguir componiendo buenos tracks de estadio perduran, mientras demuestren ese rostro de lo que viven tres amigos en su cabeza, tal vez la siguiente vez veamos esa placa necesaria para cerrar esa trilogía de hitos en su historia. Hasta ahora, Revolution Radio sigue siendo el mejor trabajo hecho post American Idiot. La verdad.

Escucha abajo completo Saviors de Green Day:

Fotógrafo y reportero desde 2015, programador del Festival Macabro, profesor de Historia del cine en la FES Acatlán y coordinador de materiales en Filmin Latino.

Haga clic para comentar

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *