Conecte con nosotros

Pólvora Live

Mexico is… The Hives: los mismos de siempre

La banda sueca nos regaló uno de los más poderosos streamings de toda la pandemia, aunque sin mayoures sorpresas de setlist.

Publicado

el

the-hives

No puedo dejar que una chamarra con el nefastito estampado de “Mexico Is The Shit” empañe lo que Pelle Almqvist y compañía hicieron en alguna restaurada bodega de Suecia ente luces neón, amplificadores, entre otra parafernalia rocanrolera.

Yo qué sé, en alguna de sus visitas a la tierra de nuestros camaradas Aztecas la recibieron como un regalo muy especial, de manos de alguien a quien le pareció muy cool. No tienen idea de lo que hay detrás. Quién sabe si estarían de acuerdo con ello.

Pero en las cuerdas, los micrófonos y tambores, el quinteto no ha cambiado para nada. Son los mismos rebeldones garageros de poco más de 20 años, tal vez menos, que estrenaron Barely Legal cuando agonizaba el siglo XX. Que por cierto, ya nada suena en las tarimas de aquel debut.

En cambio, Veni Vidi Vicious, The Black and White Album y Tyrannosaurus Hives, tres de los mejores discos del garage rock en la historia del género, continúan dándole glorias a sus compositores a pesar de los veinte, dieciséis y trece años que han pasado desde sus respectivas grabaciones.

the-hives

Así lo sentimos a través de las cámaras, donde a pesar de no tener una gran coreografía o montajes teatrales ligados a sus grandes éxitos, se divierten como si fuese la primera vez que pisan un escenario.

De hecho, es lo que viven desde que inició una pandemia por SARS-CoV-2 que nos privó de todo espectáculo en la industria del entretenimiento, pero a pesar de todo, aquello se sintió tremendamente sincero.

“Señores, señoritas”, repetía Pelle, entre otras palabras apenas bien pronunciadas en español, al tiempo que destapaba una, dos, tres, cuatro botellas para darle un trago, escupir el agua o cerveza por los aires, y deshacerse de ellas.

Lo mismo se tiró al piso, saltó desde la batería de Chris Dangerous o bailó incontroladamente a ritmo de “Walk Idiot Walk”; “Main Offender”, “Hate to Say I Told You So”, “Tick Tick Boom”, entre otras.

The Hives en concierto

Además, confesó que planean visitar el Festival Corona Capital de la Curva Cuatro del Autódromo Hermanos Rodríguez en la Ciudad de México cuando se controle la enfermedad que acabó, acaba y acabará con cientos de vidas.

Pero lo menos importante fueron sus acciones, cuando la ejecución fue brillante. La producción fue mucho menos profesional que otras internacionales presenciadas en la misma plataforma Irrepetible (Tokyo Ska Paradise Orchestra, Él Mató a Un Policía Motoriazado o All Time Low), pues le dieron todo el protagonismo al sonido.

Cada instrumento en su lugar, a su tiempo y con la potencia que debía sonar. Dangerous con un trabajo excelso en la batería, a pesar del montaje que no lo dejó destacar del todo, y la guerra de cuerdas tuvo un gran encontronazo por llevarse la distorsión más pesada, el riff más “cadereable”, el destacadísimo headbang del día.

Y ahora, The Hives iniciará el primer tour mundial digital. Sus conciertos van a transmitirse de manera exclusiva para Berlin, London, Nueva York, Sydney, Sao Paolo y Estocolmo.

Desearía que nos repitieran la dosis, pero prefiero que se muera el bicho y nos reunamos todos en el CC2021 para agarrarnos a chingadazos en la pista. Sí o qué.

Periodista musical egresado de la UNAM; ahora editor SEO, reportero y fotógrafo de esta H. revista digital, con más de siete años en el mundo de las notas, reseñas y opiniones de la industria musical. Interesado cien por cien en la búsqueda de nuevos sonidos, tendencias y datos históricos.

Haga clic para comentar

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *