Black Widow, el regreso del UCM al cine es un triunfo para Florence Pugh

Tras haber sido postergada durante más de un año debido a la pandemia, llega a salas este 9 de julio Black Widow, cinta protagonizada por Scarlett Johansson, Florence Pugh, David Harbour y Rachel Weisz. Estamos ante la primera producción de Marvel en estrenarse en salas desde 2019, el inicio en pantalla grande de la Fase Cuatro de este universo lejano a terminar.

En los más recientes trabajos de Marvel, en específico Wandavision y Loki, hemos visto un atrevimiento a alejarse de la fórmula que le precedieron de veinte filmes. Sin embargo, al final regresan a los mismos clichés plasmados durante más de una década, sin tratar a sus seguidores con la inteligencia y confianza merecida. Si al final ya vieron lo mismo tantas veces, una evolución es necesaria para alejarse del estancamiento, ¿no creen? Desafortunadamente, la bella espía sufre el mismo tratamiento de querer expandir los horizontes del universo a otro género, solo para encontrarse con la misma correa.

Al principio, la película juega bajo las reglas del clásico juego de espías, abarrotada de incesante acción, locaciones exóticas a la James Bond (con todo y un pequeño homenaje por ahí), simpáticos personajes incidentales y, dada su introducción a ritmo de una versión lounge de “Smells Like Teen Spirit“, una trama con aires de tensión política, Black Widow no tarda en reencontrarse con la varita mágica del mundo Disney para caer en un desarrollo incoherente en su actuar y predecible en su narrar.

Black Widow - Review
Imagen: Disney.

Ubicada después de los eventos de Civil War y previo al chasquido de Thanos, vemos a Natasha Romanoff (Johansson) en modo fugitiva, no solo de S.H.I.E.L.D. sino de su turbulento pasado al que deberá darle un cierre antes de reencontrarse con sus colegas The Avengers. Así conocemos a su “familia“, quien fue un grupo formado para cumplir una misión secreta en Estados Unidos durante los años 90. Entran a escena el Red Guardian (Harbour), Melina Vostokoff (Weisz) y Yelena Belova (Pugh) quienes deben dejar en el pasado su dolorosa farsa para darle un punto final a la organización Red Room, encargada de esclavizar mujeres en todo el mundo para convertirlas en letales asesinas.

Dado que su planteamiento solo nos demuestra que los estadounidenses jamás van a superar la Guerra Fría, nos queda disfrutar el festín de peleas, persecuciones y explosiones. Al principio es un espectáculo satisfactorio y hasta emocionante por los guiños a los thrillers de espionaje. Pronto, lo vistoso de sus secuencias de acción se deforma en momentos que ni Toretto en el espacio habría concebido. En una ocasión, Pugh y Johansson se embarcan en una persecución a bordo de un flamante BMW. El villano Taskmaster las tiene acorraladas pero ¡oh sorpresa! el BMW da una serie de incomprensibles piruetas, sobrevuela las escaleras de bajada de una estación del metro y ellas, intactas. En adelante, así el resto de Black Widow.

Pero lo peor del filme no son estos quebrantos a toda ley de física existente, sino como para variar, recae en el sentimentalismo. Al final, estamos ante un universo sin contrastes o sorpresas, mucho menos cuando todo lo tienen que explicar en flashbacks para que sea fácilmente digerido. Parece que la maldad no tiene cabida en estas historias y todos, tienen una posibilidad de redención. Ni que decir de la fobia que Disney le tiene a la muerte, pues es imposible presentar algo tan humano como un sacrificio a favor de los demás sin llegar a últimas consecuencias. ¿De qué sirve hacer una película sobre espías si al final no hay giros, intrigas o algo remotamente relacionado a espionaje?.

Florence Pugh y Scarlett Johanson en Black Widow

Lo más deprimente es cuando tienes un excelente villano en los cómics (o en el reciente videojuego de Spider Man para PS4) como Taskmaster que después de ser una amenaza implacable durante dos horas, encuentra su salvación en una cura mágica para el control mental… Y ahora es recibido con los brazos abiertos por la misma gente a la que intentó asesinar diez minutos antes.

Por fortuna hay algo en el filme por lo que valdría la pena considerar gastar ese bien ganado dinero. Un elemento que donde aparece, todo se convierte oro puro: un elemento llamado Florence Pugh. Cada minuto que la británica pasa en pantalla es sensacional. Parece que solo ella entiende el tono de una obra de esta índole. Ella es letal, divertidísima e ingeniosa. Actúa con coherencia ante su vida por completo fragmentada y se adapta al presente. Dado que logra sobrevivir bajo la lógica de “necesitamos personajes para las siguientes 20 películas“, da buena espina que su paso por Marvel, pueda ser muy relevante a la larga. Lástima que poco pueda hacer de momento ante un guion tan incompetente.

De la misma forma ayuda mucho David Harbour como el apoyo cómico, vestigio de la antigua URSS que… Sí, debe redimir su pasado comunista obedeciendo ahora su propio instinto. Más frustrante es el caso de de Rachel Weisz, una actriz que también siempre resulta muy agradable ver y aquí no es la excepción, hasta que el ‘mazo moralino‘ de Disney cae sobre ella a favor de una cursi resolución en lugar de darle más espacio una posible confabulación.

Si así empezamos… Será una larga Fase Cuatro de Marvel. De mientras felicidades, Black Widow, por unirte a nuestra bellísima categoría de películas de camión: vil ruido de fondo que puedes ver por minutos, distraerte con tu celular o el paisaje y retomarla sin perderte de algo sustancioso. En algún punto, las cintas inspiradas en estos clásicos personajes eran una divertida atracción. Consta que Kevin Feige ya ni siquiera ve como entretenimiento a estas películas de exagerada duración, sino como un vil cajero automático para seguir llenando las arcas del Ratón Miguel y este trabajo no podría ejemplificarlo mejor. En realidad, gran parte de la calificación es por el excelente papel de Pugh.

Para finalizar: la cinta tiene una de las escenas post créditos más sosas del Universo Marvel.

SPOILER: Para la siguiente película donde veamos a Hawkeye: todo se resuelve con el poder de la amistad. “Todo fue un malentendido, jiji“.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

213,337FansLike
27,800FollowersFollow
11,179FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas

Playlist