Voivod – Synchro Anarchy

EN CORTO

Synchro Anarchy es el mejor pastel que Voivod pudo haber elaborado en su calidad de finos gourmets del thrash metal para celebrar su cuarenta aniversario y como décimo quinto capítulo en su discografía, viene a renovar los votos de Voivod como una de las bandas más calificadas en cuestión de narrativa audiovisual.

Synchro Anarchy es dos cosas al mismo tiempo, es el décimo quinto elemento en la discografía de Voivod y también viene a ser el trabajo con el que han comenzado las celebraciones por su 40 aniversario. Y es que si bien esta banda epítome del thrash metal canadiense siempre se ha caracterizado por conceptualizar sus discos, en esta ocasión no sería la excepción y más contando con el detalle de que este fue totalmente engendrado en medio de la inaudita pandemia que ha azotado a la humanidad desde hace ya dos años.

Así que aunque el tema pandémico no vino a ser el personaje principal en Synchro Anarchy, lo cierto es que tampoco se pudieron mantener tan al margen de su desafortunada influencia. Porque en primera instancia la banda vio modificado su usual proceso de ensayo, improvisación y composición en conjunto.

En esta ocasión Away (Michel Langevin, baterista), y Chewy (Daniel Mongrain, guitarrista), trabajaron por su cuenta, creando las bases rítmicas y los riffs que eventualmente intercambiaron mutuamente por internet y también con sus otros dos compañeros. Así que ya contando con estos tracks básicos Snake (Denis Bélanger, vocalista), comenzó con su labor como letrista de la banda y por su parte Rocky (Dominic Laroche, bajista), hizo también lo suyo como comparsa rítmico de Away.

Voivod 2022

Así que precisamente librar estos obstáculos fue lo que indirectamente incentivó a la creatividad de Voivod para entregar una placa discográfica más, que como era de esperarse, volvió a ser un coctel de heavy metal, rock progresivo y jazz, en medio de un escenario de ciencia ficción (aunque esta cada vez se acerque más a la realidad).

DE NUEVO AL SCI-FI DE VOIVOD

“Paranormalium” abre el disco y bien podría ser considerado un tema característico de Voivod. Sin embargo llama la atención que incluye por ahí un pasaje guitarrero en la más thrashera tradición de estos canadienses. Y es que había sido notorio que en sus recientes entregas se habían ocupado más por trabajar sobre sus linderos progresivos. Así que agradeciendo esta recuperación sonora, nos atacan con el segundo tema que es el que da título al disco, “Synchro Anarchy”, arrancando con un prominente bajeo que rememora los mejores momentos del post punk de principios de la década de los ochentas.

“Planet Eaters” nos remonta al estilo que Voivod desarrolló a su paso por MCA Records, cuando elaboraron su trilogía inmaculada: Nothingface (1989), Angel Rat (1991), y The Outer Limits (1993); líricamente decantados entre la utopía y la distopía. Y con “Mind Clock” se apaga la luz y el viaje se torna cadencioso y en penumbras. Pero sólo momentáneamente porque pronto el trance se rompe de nuevo ante la esencia primigenia de estos cuatro estetas del thrash metal.

Y ya sobre esa misma dinámica y coqueteando de repente con tintes new wave llega “Sleves Off”, la cual inevitablemente termina rindiéndose de nueva cuenta ante la velocidad, generando el éxtasis para su vieja escuela.

Tras la introducción de inevitable referencia a Children Of The Grave de Black Sabbath, “Holographic Thinking” abruptamente nos lleva de paseo por el espacio a bordo del majestuoso Enterprise (la legendaria nave de Star Trek), guiado por la melódica interpretación de Snake que rememora al mítico tema que el Maestro Jerry Goldsmith compuso para la misma serie televisiva de culto.

“The World Today” es un festín sonoro que sorprende por la extraordinaria labor de Chewy en la guitarra, en principio por sus deliciosas estructuras jazzeras y después por la hazaña que ha logrado desde hace ya tres discos de larga duración y dos E.P.s, que es la de componer en el más puro estilo del recordado Piggy.

“Quest For Nothing” y “Memory Failure” cierran esta entrega en el estilo más tradicional de la banda, ese en el que sus melodías interpretan a la perfección la intención lírica. Una combinación única que le permite al escucha cerrar los ojos y visualizar las historias que sólo Voivod puede y quiere contar. Y cabe mencionar también que específicamente en la última, “Memory Failure”, son claros los elementos que insertan en evidente alusión a la gran influencia que Robert Fripp y su reinado carmesí ha ejercido sobre estos voivoidianos.

La producción de Synchro Anarchy fue una labor compartida entre Voivod y Francis Perron, quien ya se ha encargado de esta labor desde el disco anterior de la banda, The Wake (2018), y que también ha fungido como ingeniero de grabación en sus recientes entregas en vivo. Y el diseño del arte del disco y la portada, tal y como dicta la tradición corrió a cargo del mismo Away.

Para celebrar su cuarenta aniversario, Synchro Anarchy es el mejor pastel que Voivod pudo haber elaborado en su calidad de finos gourmets del thrash metal, del metal progresivo, del metal alternativo o del metal avant-garde, sea cual sea la etiqueta que se le quiera colgar a la influyente agrupación. Y este décimo quinto capítulo en su discografía, sólo viene a renovar los votos de Voivod como una de las bandas más calificadas en cuestión de narrativa audiovisual.

Aquí te dejamos Synchro Anarchy de Voivod:

Rogelio Matamoros
Rogelio Matamoros
Melómano, cinéfilo y fotógrafo. Agente provocador, buena y mala influencia. Black Sabbath es mi religión.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

209,868FansLike
30,200FollowersFollow
11,223FollowersFollow

lo de hoy

de lo que todos hablan

Voivod - Synchro AnarchySynchro Anarchy es el mejor pastel que Voivod pudo haber elaborado en su calidad de finos gourmets del thrash metal para celebrar su cuarenta aniversario y como décimo quinto capítulo en su discografía, viene a renovar los votos de Voivod como una de las bandas más calificadas en cuestión de narrativa audiovisual.