Aterciopelados: un plan de supervivencia a través de los años

Si viviste con todo la década de los años noventa en el rock latinoamericano ya sea en Sudamérica o México, hay bandas que pusieron en el mapa a ciertos países en especial, saliendo del molde de lo más conocido. En caso de Colombia hablamos de Aterciopelados.

La banda de Andrea Echeverri y Héctor Buitrago, nació de una mezcla entre estos dos personajes, tan ajenos entre sí pero que lograron conjuntarse a tal forma que hablamos de más de 30 años juntos, con sus peleas, separaciones (que se sintió más como un descanso mental entre ellos) pero que tienen de base el amor, uno no de pareja, uno más grande.

Muchos los conocimos en sus inicios, el sello Culebra, que era una rama de BMG, apoyaba bandas mexicanas y luego incursionó en traer bandas del otro lado del continente siendo uno de ellos los Aterciopelados con su “Bolero Falaz”; sí esa que te dice ‘te dije nomás y te cagaste de risa’. Ellos venían de escuchar mucho rock mexicano, en especial el de Café Tacvba con su disco Re donde se mezcla el rock con muchos géneros folklóricos del país y eso lo apropiaron para el sonido que, hasta el día de hoy, es muy diverso.

Aterciopelados
Héctor Buitrago fue parte de La Pestilencia antes de formar Aterciopelados / Foto: Andre Dulché

Luego llegó al “Florecita Rockera” como s ele conoce a Andrea aunque el tema escrito por Héctor es sobre su novia en ese momento, “Maligno”, “La Estaca”, “Baracuratana”, “La Culpable” y un largo etc. hasta que llegamos a “Rompecabezas” o “El Álbum”, donde el embarazo le golpeó duro a Echeverri y ahí comenzaron unos problemas entre el dúo, ella queriendo hacer muchas canciones de este tema (también cayendo en problemas con el alcohol como ella dice ‘borrachita me sentía más relajada’) y Héctor negándose, así que mejor se separaron y cada uno hizo su proyecto solista hablando y haciendo lo que quería.

Al final entendieron que en una banda cada uno tiene una función que el otro no sabe hacer al 100 y eso generó un respeto al trabajo ajeno, lo cual los hizo volver.

La parte social en que se formaron es un común denominador en el rock en América Latina, uno marcado por los gobiernos, es decir, mientras en Argentina se prohibía lo anglo por el problema de las Malvinas, en México el control de gobiernos Priistas dictaba que sí o que no debería sonar en la radio y televisión; en Colombia se vivía un narcoterrorismo ejercido por Pablo Escobar, las calles desoladas y con miedo. Al caer Escobar los jóvenes decidieron salir a expresarse a toda costa y en todo género, ya sea rock, vallenato o cumbia.

Los hemos visto en festivales como Rock Al Parque (donde fue su magno regreso) o el Vive Latino, pero también en un inicio tocando gratis desde El Chopo o la UNAM o festivales cuando se apoyaban causas como el EZLN, los vimos en todos lados. Esto sin mencionar el sin fin de shows en solitario. De ahí que sean una de las bandas (si no, la más querida de Colombia) en México.

Aterciopelados
Andrea Echeverri sintió que ‘casi moría del dolor’ cuando Aterciopelados se separó por unos años

DE BOLEROS ATERCIOPELADOS AL FUTURO

Así que bajo esto nos llega un nuevo BIOS en Star+, en este caso dedicado a Aterciopelados y conducido por Li Saumet. En esta veremos los orígenes de la banda en Bogotá. Acompañando por entrevistas a managers, periodistas y otros artistas de la época como Carlos Vives, quien los unía el negocio de los bares. Vives tenía su bar en la misma calle que Héctor y Andrea tenían el Bar Barie, que funcionó como un lugar donde se unían los artistas alternativos de Bogotá y Medellín.

Veremos como La Pestilencia (la banda de punk) fue la primera alineación de Aterciopelados gracias a Héctor (quien se sentía un Zack De La Rocha pero con un bajo) y que en ese momento se hicieron llamar Delia Y Los Aminoácidos; y una Andrea que se había graduado en artes plásticas, en específico la escultura (ahora sus trajes y look te hacen más coherencia, ¿no’). Desde entonces, Andrea surge como una mujer diferente, ecléctica y tremendamente talentosa.

Aterciopelados
Ya está disponible Bios por Star+ sobre los Aterciopelados

Otro tema que rodea a la banda es la relación de noviazgo que tuvieron Andrea y Héctor, un mito es que fue duradero, caso contrario a la realidad, pero ese amor mutó a otra forma que los tiene juntos décadas después.

Sin embargo, como toda banda longeva tuvo momentos muy duros, caso de una presentación en La Plata, Argentina abriendo un show gratuito de Soda Stereo, donde les fue terrible ante un público por lo menos, hostíl. Igualmente, de todo lo malo sale algo bueno como la relación con Cerati que tiene su punto más alto en “La Ciudad de LA Furia” y una gira por España con Héroes del Silencio, a pedido explícito de Enrique Bunbury.

Uno de los mejores momentos de BIOS es cuando te das cuenta de todo el footage, es decir, todos los recuerdos de la banda que han ido guardando ya sea en recortes, fotos, videos y obviamente, contando las experiencias de una manera fluida que no necesitas ser fan de la banda. Claro, eso ayuda a mostrar más interés, pero este documental brilla por sí solo a diferencia de otros de la misma serie que terminan siendo un poco lentos y superficiales.

Andre Dulche
Andre Dulche
Editor de Pólvora, periodista musical y fotógrafo desde hace más de 10 años. Licenciado en comunicación social con la tesis El Rock Como Movimiento Social en la UdeC. Fan de los deportes, cómics, la ciencia ficción y películas de acción basura de los años 80-90.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

209,758FansLike
30,100FollowersFollow
11,205FollowersFollow

lo de hoy

de lo que todos hablan