Conecte con nosotros

Pólvora Live

El efecto Son Rompe Pera: “Cumbia es el nuevo punk”

La cumbia nunca antes se había podido bailar, pero también slamear hasta que la marimba maldita hizo su aparición en escena. Una banda que no te puedes perder

Publicado

el

befunky 2022 7 1 8 38 8

Es difícil para los rockerillos de antaño entender que una banda de punk, rock, blues, garage y psychobilly encuentra su base principal en la cumbia colombiana, cumbia norteña o cumbia psicodélica; afortunadamente, la chaviza ha encontrado un lugar seguro donde nadie los juzgará por echarse una buena charanga y lustrar el piso a zapateadas así, vestidos de negro, con playeras de los Misfits y bebiendo Victoria. Ese lugar se llama Son Rompe Pera.

Desde hace un rato que se habla de un dúo, más bien hermanos, que salen al escenario bien malotes a tocar cumbia punk con una marimba. Inconfundibles, únicos. Ya conquistaron desde el Vive Latino en la Ciudad de México y hasta Latinoamérica, pero para entender su onda no basta con escucharlos en estudio, ni ver su Tiny Desk Concert en YouTube. Se trata de vivir la experiencia.

Pero la experiencia íntima, por eso nos plantamos puntuales en La Piedad Music Live, donde entre humo, chelas y pizza, nos dejamos llevar por la cadencia de un género cien por cien colombiano, latinoamericano, lo mismo de alegría que de pasión, de resistencia, de barrio, de lucha y de protesta. De ahí que le vaya tan bien la mezcla.

IMG 9064
Son Rompe Pera en la Ciudad de México tras una gira por Europa (Foto: Gustavo Azem/ Pólvora)
IMG 9189
IMG 9055

Una noche de cadencia

Destacaban en el público todos los fanáticos que portaban su playera de leyenda: Cumbia es el nuevo punk; obedeciendo a la idea de romper paradigmas dentro de la música y la sociedad a través del arte, de pasar por encima del stablishment, tal como lo hicieron las grandes agrupaciones de largas crestas peinadas con resistol 5mil. Para eso estamos todos reunidos. Para la revolución cultural.

En la ejecución no hay que meterse mucho. Están más que bien estudiados, ensayados y conectados con cualquier pista de baile que tengan enfrente. Lo de hacer clic con los pies, al calor de marimba, y a ritmo de “Cumbia pa’ tu madre” o “La lejanía”, se da por mera inercia. Cómo no ponerte chingona, chingón, con esos tremendos ritmos de fuego.

Eso sí, banda, si te quieres hacer mero fan del proyecto mexiquense, orgullosamente de Naucalpan, entonces aprende por lo menos el paso básico de la charanga para disfrutar al máximo, para estar a tono.

Sin duda, una banda a la que debes lanzarte a ver en algún momento de la vida si tu intención es vivir lo mero bueno. Más te vale que sea meses antes de que se vuelvan famosos y sus conciertos se atasquen en un par de minutos, sin darle oportunidad a la bandera general de comprarse un par de tickets. Te prometo, pues, que tu morra agradecerá la escapada a cambiar.

IMG 9298
IMG 9100
IMG 9060

Un inmueble idóneo

Pero hablemos también de La Piedad Music Live, una pequeña terraza bastante céntrica, de fácil acceso, barata y con ganas de hacer las cosas bien tanto social como comercial y desde luego musicalmente. Se respira la pasión por el arte desde la mismísima estación del Metrobús.

La extensa escalera de metal es protegida por dos hombres que causan miedo, pero son tan amables como abuelita horneando galletas, y en la puerta, aunque manoseo intenso seguro en busca de armas blancas o de fuego, la cosa es bastante respetuosa. Sin prepotencias, ni ególatras jugando a ser el FBI. Aunque necesaria la seguridad, prefieren la paz, el diálogo y las miradas retadoras que el contacto físico y el abuso. Se agradece tenerlos a la distancia.

Ahí dentro, arrinconado, hay un escenario donde seis músicos, un poco apretados, pueden hacer bastante bien su chamba, y además, convivir con su público de cerca, sin vallas de contención, sin alturas ni personal de seguridad que se interponga cual muro fronterizo a lo Guardia Nacional.

IMG 9310
IMG 9232
IMG 9212

El sonido, tal vez por los ingenieros de la banda, fue excelso en esta ocasión. Lo mínimo que se le puede pedir a un bar de esta calaña. Claro, fuerte y previamente calado. Claro, con sus fallas técnicas, cómo todos, pero reparados al momento, sin la necesidad de 15 weyes cambiando un cable.

A reserva de volver después a otro desmadrito, la terraza en Metrobus La Piedad cuenta con la garantía Pólvora de diversión, pasión, ubicación, atención, sonido y buenos tragos en su relación calidad-precio.

Periodista musical egresado de la UNAM; ahora editor SEO, reportero y fotógrafo de esta H. revista digital, con más de siete años en el mundo de las notas, reseñas y opiniones de la industria musical. Interesado cien por cien en la búsqueda de nuevos sonidos, tendencias y datos históricos.

Haga clic para comentar

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *