Conecte con nosotros

Pólvora Live

Alestorm: una fantasía pirata en CDMX

Ojalá y la vida fuera así, tan divertida y llena de aventuras como en las películas de piratas, pero nos toca conformarnos con sentirnos Barba Negra por un ratito a ritmo de Alestorm

Gustavo Azem Martínez

Publicado

el

Nunca ha sido sencilla la vida de un pirata; al menos no como nos la cuentan en libros, revistas, películas o series de fantasía donde guapos, borrachines y ocurrentes hombres barbados no sólo se enfrentan entre ellos, también luchan en contra de criaturas nunca antes vistas en los 7 mares; contra las policías marítimas de las monarquías, contra maldiciones, magia negra, espíritus o demás leyendas del otro mundo, y hasta seres mitológicos como las sirenas.

A pesar de lo anterior, todas y todos los presentes en el Circo Volador para ver esta noche a los increíbles Alestorm, hemos pensado alguna vez en que ahí, a bordo de viejos barcos de madera con gigantescas velas, olor a rancio y otros locos de nuestra calaña que se empiezan con alcohol, es ni más ni menos que el hogar donde nos gustaría pasar el resto de nuestras vidas.

Y no sólo eso, ya tenemos hasta seleccionado el soundtrack de folk pirate metal que nos acompañará en cada violenta situación que de una forma u otra termina resolviéndose con éxito, y los malos, pese a tantos actos obviamente criminales, nunca somos los malos.

Lástima que así no es la cosa en esta maldita existencia. Que debamos únicamente conformarnos con la forma en que se decidió que se viviría el universo al que llaman realidad, y que todo lo demás únicamente se considere pura imaginación del ser humano.

Por fortuna, esa misma imaginación puede hacernos crear cosas maravillosas por lo menos durante algunas horas. Nos inspira ponernos un traje de pirata, un parche o ponernos un sombrero y una espada de cartón para ir al Circo Volador a mover la mata con Alestorm de fondo.

Aunque no alcance para las chelas y la merch esté muy cara, no necesitamos mucho más que unas cuantas canciones mientras fingimos que navegamos y remamos cuál tripulación rumbo a un saqueo en la India, ahí, en los escalones de concreto y frente a 5 músicos igual de dementes, quienes tuvieron, un día, la idea de tocar música para piratas o … Para los necesitamos creer que somos piratas. Una escena redonda.

La banda, inigualable. A pesar de que su espectáculo no ha cambiado mucho desde la última vez que le cayeron, su vibra es otra. La fiesta se siente anormal, diferente, cómo si nunca antes hubiéramos estado a sus pies, escuchando grandes éxitos. Ellos, desde luego, han cambiado también.

Suenan bien, tocan bien, se divierten, y nos divierten. Quién diría que se siente fenomenal aplastar las nalgas y remar a ritmo de Folk Metal Pirata en el concreto frío y sucio de puras pisadas de botas cuando militares y vans que han caminado por tierra y lodo, tal vez miados y caca.

Pero … Siempre nos pintaron la huida del puerto llenos de oro, joyas, comida y ron, un botín redondo, pero la cosa dista mucho. Algunos sin cerveza por la inflación, otros hasta sin joyas porque tiraron el reloj, el anillo, el celular en Pleno toquin y se hizo mierda, la mayoría felices, aunque por un corto tiempo, en lo que pasa la euforia de Alestorm, para luego aterrizar en una realidad en la que ni siquiera tenemos cerquita el mar, y en la chamba las vacaciones las tomamos hace cuatro meses. Chale.

SETLIST:

Keelhauled

Treasure Chest Party Quest

Pirate Metal Drinking Crew

Magellan’s Expedition

The Sunk’n Norwegian

Shipwrecked

Alestorm

Tortuga

Zombies Ate My Pirate Ship

Hangover(Taio Cruz cover)

Nancy the Tavern Wench

Rumpelkombo

P.A.R.T.Y.

Captain Morgan’s Revenge

Shit Boat (No Fans)

Seventh Rum of a Seventh Rum

Drink

Mexico

Fucked With an Anchor

Periodista musical egresado de la UNAM; ahora editor SEO, reportero y fotógrafo de esta H. revista digital, con más de siete años en el mundo de las notas, reseñas y opiniones de la industria musical. Interesado cien por cien en la búsqueda de nuevos sonidos, tendencias y datos históricos.

Haga clic para comentar

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *