Conecte con nosotros

Noticias

“Point Me At The Sky”: la historia detrás de la canción de Pink Floyd

Publicado

el

Foto promocional de Pink Floyd

Ya pasó la euforia por la visita del hermano Roger Waters a tierras mexicanas y junto con el furor por The Wall –que si bien no se cuestiona su valor y trascendencia como trabajo conceptual- no es lo mejor ni lo único que hizo Pink Floyd en su prolífica carrera.

Jumps into his cosmic flyer, Pulls his plastic collar higher”.

Es así que hoy toca hablar de uno de los temas menos conocidos de los Floyd pero que bien vale la pena recordar, pues no solo es parte de su etapa primigenia sino que además tiene una historia curiosa, me refiero a “Point Me at the Sky”.

Inspirado en los viajes del tiempo de Henry McLean

Fue una composición temprana de Roger Waters y David Gilmour. Lo interesante está en su letra que nos cuenta la fantástica historia de Henry McLean, al perecer un pionero de los viajes a través del tiempo mucho antes que el señor McFly en su DeLorean. Invita a su novia Jean a dar un paseo en su hermosa máquina voladora hasta el entonces imaginario 2005 (si logras sobrevivir hasta entonces) donde señala profética la sobre población y falta de comida en el mundo, ¿les parece familiar?

El año parecería elegido al azar sino fuera porque en el 2005 fue cuando en el Hyde Park de Londres se presentaron por primera vez -después de casi 14 años peleados- los miembros originales de Pink Floyd, en un emotivo concierto que quedó grabado para la posteridad. Pues en septiembre de ese mismo año Richard Wright perdería la batalla contra el cáncer, eliminando cualquier esperanza de volverlos a ver tocar junto en el futuro, ¿coincidencia o destino?

1968 Point Me At The Sky Promo 2
Imagen promocional para “Point Me at the Sky” / Foto: Facebook

Point Me at the Sky”, el último sencillo en Reino Unido

Debido a que la calidad de la primera grabación no era muy buena, fue difícil para los fanáticos tener una interpretación adecuada de un tema que abordara la ciencia-ficción, musicalmente es una pieza psicodélica, muy similar a “The Nile Song”, que sería el próximo sencillo del grupo. Fue el quinto sencillo lanzado en Reino Unido de la banda británica Pink Floyd, lanzado el 6 de diciembre de 1968. Este sencillo no fue lanzado en los Estados Unidos. Sin embargo, fue distribuido por Capitol Records en Canadá.

Como sencillo no logró mucho en las listas de éxitos, y por esta razón Pink Floyd no volvió a lanzar otro en Reino Unido hasta “Another Brick in the Wall” en 1979, del álbum The Wall. Su lado B, “Careful With That Axe, Eugene”, se hizo mucho más popular conforme al paso del tiempo. El lado A se ha convertido desde entonces, en la más oscura de todas las grabaciones oficiales de los Floyd.

1968 Point Me at the Sky Single 7 Alemania Columbia Records C 23 995 1
Portada del sencillo de 1968 editado en Alemania por Columbia Records / Foto: https://pinkfloydilustrado.blogspot.com/

Fue dejado fuera de la colección Relics de 1971, y no fue publicado hasta la caja recopilatoria Shine On de 1992, donde venía incluida en un digipack adicional llamado The Early Singles que durante años se cotizó alto.

Se hizo un video promocional para la grabación, en el cual el grupo posó con gafas, parados al lado de un antiguo avión de 1920. Fotos de este material fueron incluidas con el sencillo de Reino Unido y en la imagen de una versión en funda distribuida en Europa. Tomas similares se capturaron para el arte del LP A Nice Pair y el cuadernillo para el CD remasterizado en 1992 de A Saucerful of Secrets.

La canción se reinterpretó en 1982 por el grupo Acid Casualties de Los Ángeles, que incluía al guitarrista Robbie Krieger de The Doors. Sería hasta 2016 cuando la remasterizaran en una calidad decente como parte de The Early Years: 1968 Germin/Ation Disc 1.

¿Se la sabían?, si les gustó compartan si no comenten.

Sibarita, irónico e irreverente, Comunicólogo de profesión, texto-servidor por accidente. Converso al “Indie” desde el 2009 después de vivir una experiencia místico-digital. Audiofilo de closet. Lector compulsivo de libros; amante del rock, el jazz, el cine, los cómics y la ópera. Otaku retirado y Japonfílico rehabilitado. Su alter-ego “starcat” a veces piensa por él.

Haga clic para comentar

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *