Conecte con nosotros

Warfare

WWE Night of Champions: la noche que implotó el Bloodline

Desde Jeddah, Night of Champions coronó a una nueva reina y el Bloodline del insoportable Roman Reigns parece por fin encaminarse a su final

Publicado

el

Desde Jeddah, Night of Champions coronó a una nueva reina y el Bloodline del insoportable Roman Reigns parece por fin encaminarse a su final

Una noche donde (se supone) todos los campeonatos estarían en juego dentro de la máxima empresa del wrestling se convirtió en una velada que, a pesar de ser un tanto predecible, tuvo momentos destacados. Si, la velada de Night of Champions tenia una cartelera con tres luchas estelares que prometían algo especial, sobre todo por la coronación de un nuevo campeonato mundial entre dos caras de la WWE y la posibilidad de que The Bloodline por fin implotara con todo y su ‘invencible’ Roman Reigns.

El revolucionario vs el fenomenal: gran inicio para la noche árabe de WWE

En punto de las 11 de la mañana en México, comenzó la locura en Jeddah con una de las luchas que tenía la atención de todos más allá de la tremenda incongruencia de enfrentar a dos hombres de diferentes marcas por este nuevo título. ¿Para qué querría alguien de Smackdown ostentar el flamante Wold Heavyweight Championship de la WWE si Reigns y compañía dominan la escena por allá mientras que los lunes por la noche carecían de un título principal?

Todo apuntaba, por obvias razones, a que Seth ‘Freakin’ Rollins se llevara el triunfo por ser parte del roster de RAW, sin embargo, con el ‘Fenomenal’ AJ Styles ahí presente y recién retornado de una lesión, la lucha de resultado un tanto cantado fue una maravillosa forma de iniciar el evento. Las dos figuras de la empresa se entregaron por completo ante un público visiblemente dividido que disfrutó cada movida que ambos realizaban.

La manera en que ambos vendieron la pelea fue de grandes. Entre varios falsos finales y grandes maniobras como el Antebrazo Fenomenal o el Pedigree y las súper patadas, fue un toma y daca lleno de emoción que metió a toda la arena de lleno al evento. La lucha duró casi media hora donde ambos demostraron la ambición por ese cinturón, pero sí, fue Rollins quien con un ‘Stomper‘ acabó con Styles para llevar el oro a RAW, prometiendo que las cosas cambiarán desde este lunes próximo en le show estelar de WWE.

Triple H aplaude a Seth 'Freakin' Rollins por ganar el campeonato de peso pesado de la empresa en Night of Champions. Foto: Twitter
Triple H aplaude a Seth ‘Freakin’ Rollins por ganar el campeonato de peso pesado de la empresa en Night of Champions. Foto: Twitter

Mujeres luchando en Jeddah: de lo mejor, lo regular y lo peor de Night of Champions

Tres luchas, dos de ellas por campeonatos, involucraban a las mujeres en Arabia Saudita; ese lugar en el que tiene que salir completamente tapadas porque ‘cultura’. Y, como si fuera una trilogía hecha por Hollywood, hubo una excelente, otra regular con resultado sorpresivo y una que bien pudo ser un squash match en un Smackdown sin queja alguna.

Vayamos por partes. Primero, la segunda lucha de la velada que fue entre Becky Lynch y la leyenda canadiense Trish Stratus. Una rivalidad que data desde ese lazo hermoso que tuvieron en Wrestlemania, pasando por la traición y sus consecuencias rumbo a Backlash y que ahora ponía finalmente mano a mano a ambas para saber quien era la mas fregona dentro de la WWE (o al menos en RAW).

Desde la entrada de ambas con un outfit completo, la pelea llamó la atención. Sratus vestida de negro con vivos rosas y una leyenda en su vestimenta que decía ‘Thank You Trish’ abrió el pasillo, pero fue ‘The Man‘ la que se robó el show con un traje amarillo y líneas negras, recordando el look de Beatrix Kiddo en Kill Bill así como a Bruce Lee, con lo que se hechó a la bolsa a todos los presentes en la arena.

Después de un interesante intercambio de golpes entre ambas, se percibía la mala leche que existe en esta rivalidad. Sorprendió ver que Trish se veía ya en mucha mejor forma que lo visto en Wrestlemania, aunque aún le faltó un poco de coordinación. Pero ambas lucieron bien en el cuadrilátero, llevando todo al extremo. Cuando parecía que la irlandesa se impondría ante la canadiense, la intervención de Zoey Stark cambió el panorama para que un Stratusfaction terminara con Becky ensangrentada en Night of Champions... y con deseos de venganza.

Becky Lynch cayó ante la leyenda Trish Stratus con estragos en su nariz. Foto: Twitter.
Becky Lynch cayó ante la leyenda Trish Stratus y una aliada sorpresa, dejando estragos en su nariz. Foto: Twitter.

La segunda pelea que involucraba a las mujeres del roster de WWE ofrecería una de las más gratas sorpresas de la noche de campeones. Mientras que la EST Bianca Belair, llegaba al evento con más de 400 días como la campeona femenil de RAW (¿que está en Smackdown?) y unos aires de insufribilidad a lo Roman, la rival nipona, Asuka, renacía de las sombras para clamar venganza por su derrota en la Vitrina de los Inmortales.

Okey, la lucha no fue de lo mejor en su desarrollo. Faltó trabajo en el ring y, a diferencia de la mala sangre entre Stratus y Lynch, aquí no se creía que Bianca le tuviera ese odio de babyface frustrado hacia una Asuka vuelta loca y que se ganó a la audiencia presente en Jeddah, que por momentos la apoyó mucho más que a la misma campeona.

La pelea careció de ritmo y tuvo detalles donde Bianca no lució bien, pero gracias a las mañas de la japonesa y su influencia del ahora miembro del Salón de la Fama, el Gran Muta, fue su -‘Blue Mist‘ y una manera bastante particular de usarla la que causó que Belair, en su intento de hacer su movida titular, cayera en la trampa de la ruda, quedara ciega y le hicieran el conteo de tres. Sí, por fin Asuka vuelve al plano estelar como campeona y estamos felices por ello.

Se acabó la racha. Asuka es la nueva reina despues de derrotar a Bianca Belair en Night of Champions. Foto: Twitter.
Se acabó la racha. Asuka es la nueva reina despues de derrotar a Bianca Belair en Night of Champions. Foto: Twitter.

Y bueno, aunque no hay quien no apoye a la rudísima ‘mami’ de la WWE, Rhea Ripley, la verdad es que los dos enfrentamientos que ha tenido la campeona femenil de Smackdown en los eventos estelares de la empresa, han sido más de entrenamiento que peleas donde de verdad luzca la técnica y rudeza de la reina de la brutalidad. ¿La víctima en cuestión esta vez? Natalya, que duró un suspiro y fue, definitivamente, de lo más decepcionante de este Night of Champions.

El general del ring se impone, Lesnar y Rhodes continúan su feudo

Aunque sabemos que las intenciones de la WWE de poner a competir a Mustafa Ali contra el ‘General del Ring’, Gunther, fueron con fines de taquilla, al menos el luchador no lució como mera carne de cañon en este duelo por el Campeonato Intercontinental. Su entrada con vestimenta árabe ganó el clamor de la gente, pero realmente el líder de Imperium era mucha pieza para este contendiente.

Curiosamente, el imponente general, a pesar de lo predecible del resultado trabajó muy bien en el ring al lado de Ali, intercambiando momentos que parecían darle una ventaja a Mustafa. Pero Gunther es demasiada pieza y, actualmente, tal vez sea uno de los mejores gladiadores del roster. Buen show, una pelea que al menos fue entretenida a ratos, pero el cinturón se quedó con Imperium, continuando así su legado poderoso. ¿Quién podrá destronarlo?

Aunque no se rindió, Cody cedió ante la llave poderosa de Brock y parece que esta rivalidad continuará extendiéndose. Foto: Twitter.
Aunque no se rindió, Cody cedió ante la llave poderosa de Brock y parece que esta rivalidad continuará extendiéndose. Foto: Twitter.

No podía ser Night of Champions sin Brock Lesnar, por eso un nuevo episodio de la inesperada rivalidad con la ‘Pesadilla Americana’, Cody Rhodes, sucedió en Jeddah, con todo y el brazo ‘roto’ del hijo de la leyenda. Si bien no lució tan bien como su encontronazo en Backlash, la verdad es que ambos han ofrecido peleas que van más allá de cinco F5 o 10 suplexes y así terminar todo, algo que se le aplaude a la Bestia Encarnada.

Otra pelea en la que los dos dieron lo mejor de sí, siendo Cody un atractivo referente al vender la lesión de su brazo roto como parte fundamental de la narrativa en el ring. Después de un par de F5 y de los intentos poco efectivos de los ‘Crossrhodes’ ejecutados por la Pesadilla Americana, Brock sacó de su arsenal su experiencia en las MMA para hacerle una Kimura que desvanecería a Rhodes, llevándose el triunfo en un pleito que, seguramente, seguirá alargándose. ¿Cuándo será que se terminará la historia del héroe caído?

El principio del fin: los Uso traicionan a The Bloodline

Y llegó la estelar de la noche con un miedo latente porque a Roman Reigns le dieran los títulos indiscutidos de parejas ante Kevin Owens y Sami Zayn. Acompañado de Solo Sikoa y con la orden directa hacia los Uso de no aparecerse ni en pintura en la pelea, solo había dos opciones para este final: odiar a Roman más que al América o simplemente, que la llama que estaba ardiendo dentro de The Bloodline por fin los quemara.

El buen Owens y Zayn, ataviados de un traje árabe blanco, llegaron convencidos de robarse la noche. Pero todos sabemos que Roman y compañía no saben ganar limpio. Si bien el nervio no se sintió tan latente como en anteriores veces para ver que carajos iba a suceder que favoreciera al líder de la manada, la pelea dio buenas movidas, un toma y daca entre los cuatro donde el más aplaudido siempre fue Sami.

El pleito avanzaba, los golpes de Superman y las lanzas no bastaban para terminar con la tozudez de los actuales campeones de parejas. Pero cuando el réferi fue noqueado por una lanza de Reigns, el miedo se sintió. ¿Acaso a sus 1000 días le darían de regalo una victoria en Night of Champions al Perro Mayor? La aparición de los Uso fuera del ring para deshacerse de Owens y rematar a Zayn en el centro del ring parecían indicarlo. Pero, oh sorpresa.

Cuando la dupla campeona parecía sometida, las súper patadas a Sami Zayn pararon en la cara de Solo Sikoa, tumbándolo en la lona. Roman entraría iracundo a reclamar su intervención, empujando a ambos. Pero Jimmy Uso tendría suficiente de las humillaciones, patearía dos veces al Jefe Tribal y se iría con su hermano del ring, dejando a Sikoa a merced de los campeones que con un Stunner y un Helluva Kick, capitalizaron la oportunidad y derrotaron así al Bloodline.

Ante la celebración de Zayn en cara de Roman, la sorpresa de Paul Heyman al costado del ring y la mirada insólita de unos Uso que iban caminando fuera del ring por la rampa tratando de creer lo que acababa de pasar, fue que la noche árabe de Night of Champions cerró con una nota que alegra a todo el universo de la WWE: comenzó el principio del final para The Bloodline y la caída del emperador Roman Reigns es inminente. ¿Quién será aquel que lo destrone al fin, después de encargarse de sus primos?

Comunicólogo, amante del cine, la música y todo lo que sea cultura. Forjando una carrera en el medio desde 2018 a la fecha. Colaborador en varios espacios, consciente de que un gran poder conlleva una gran responsabilidad.

Haga clic para comentar

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *