Conecte con nosotros

Noticias

Charles Ans: ‘No sé si es arte, poesía o solo soy un cabrón desahogándose’

Charles Ans es un ejemplo de la constancia, como un buen boxeador esperando el momento ideal para atacar a pesar de los duros golpes en contra.

Publicado

el

Charles Ans

Charles Ans es una de esas nuevas joyas del rap nacional que ha pasado por todo, pero si hay algo que debe reconocerle es que siempre está ahí, como el boxeador esperando el momento para soltar el upper y terminar la batalla, él aprovechar cada espacio para seguir subiendo.

Pertenece a otra generación, tal vez a la vieja escuela no le convenza mucho, ya que ha tenido colaboraciones con gente muy ajena como The Rasmus o sampleando a Carla Morrison (por ahí tuvo un problema legal con ella). Pero ya lleva 10 discos, que es un material bastante amplio y por ello se lanza al Pepsi Center el próximo 22 de julio.

‘Los tiempos han cambiado mucho, antes estaba muy chido ya que estabas consolidado ser mamón, los grandes con los grandes y los chicos que piquen piedra y hoy en día es muy diferente. Me gusta más esta generación donde se hace de lado el bullying, que era mucho antes y también ser el rudo era divertido’, nos comenta el rapero.

Charles Ans presentando San Junipero en el Pepsi Center
Charles Ans presentando San Junipero en el Pepsi Center

De Carlos Miguel Segura Ramírez a Charles Ans

Con esto en mente, Carlos ha sabido crear un personaje, aunque solo sea una forma de decirle de cariño, Charles Ans ha sido su alter ego, uno muy distinto a la vida real: Carlos está muy lejos de Charles, en mi vida diaria soy muy introvertido, si me miras en la calle o un aeropuerto estaré viendo hacia el piso oyendo música.

Aunque no quiera, Charles se ha vuelto un personaje, la gente cree que me conoce a través de la música, porque cuentas algo que te pasó hace 2 o 3 años y este personaje me ha dado la fuerza para plantarme en un escenario para no ser el chico cabizbajo, si no la persona que puede mirarte a los ojos con la mejor actitud. Carlos es la persona que tiene las vivencias y Charles el que se anima a contarlas, es el puente con la gente’.

Charles Ans por @vladspinab
Charles Ans por @vladspinab

Hablando de las vivencias diarias, todo arrancó desde que Charles tenía 14 años, su forma de contar las cosas no ha cambiado en esencia, tal vez en forma, pero sigue siendo la misma fórmula de escribir, esto incluye mostrar momentos personales que tal vez ya no se sientan igual al momento en que fueron escritos, pero quedaron plasmados y al final, es un álbum musical de su vida.

Toda mi música ha sido contar un poco de mí, de mi día a día; simplemente escribir corazonadas que van del corazón a la mano y de la mano a la pluma. En mi música va ser raro que veas malas palabras, incitación a la violencia, en mis videos no verás carrazos del año ni supermodelos, entonces mi música es escribir lo que siento y no estoy exento de tener días malos, me gusta desahogarme hacia otros lados y hacerlo positivo, si tienes rabia también tienes ganas de transmitir y al momento de ser ese puente, tengo que cuidar lo que digo.

Me escucha mucha gente que es más chica de edad que yo y allá afuera está muy gris para seguir sumándome con apologías hacia lo negativo. Llevo la palabra a la música, nunca me he considerado una persona que sepa cantar, considero que lo mío es la escritura, hacerlo con un poco de ritmo, de flow. No sé si es arte, poesía o solo soy un cabrón desahogándose, pero intento trasmitir lo mejor de mí y compartir a la persona y no al personaje.

Espero poder seguir esta línea, sin embargo, si la cago como ya lo he hecho espero no me crucifiquen por eso, que mi música hable por sí sola’.

Charles Ans
Charles Ans

Siempre se habla de que la música debe tener un compromiso social, al menos en ciertos géneros como el rock, el ska, el reggae o en este caso el rap; tomando en cuenta de cómo se formó en las zonas marginadas de NYC o LA y que, aunque se vive de forma diferente, hay una base similar de ciudad a ciudad o incluso, de país a país. Por lo tanto, la gente adopta las letras como propias, pero también hay que tener un criterio propio, saber que sí o que no y muchas veces, al tener hijos saber que escuchan ya que los músicos no son maestros ni niñeros.

‘He visto crecer al público, a los de mi edad cuando empecé a dar shows, unos que van con sus hijos o hermanitos, queramos o no tenemos esa responsabilidad. Sin embargo, esta muy dura la cultura de cancelación, no me gustaría ponerme esa bandera de dar un buen ejemplo, porque habrá momentos donde la riegue y no siempre debo ser la cara de lo que escuchan los morros, una educación viene desde tu casa, saber que está bien o mal hecho, yo solo cuento vivencias.

Si los corridos tumbados hacen apología o los corridos a lo que pasa en México, es porque es la música con la que se identifica mucha gente porque es lo que ven cada fin de semana. Si te vas a las fronteras, al norte del país, es completamente diferente al centro. A veces esa música es su pase rápido al otro lado, mucho paisano en el gabacho que le gusta esta música y la oportunidad de ganar en dólares, de salir del barrio a las grandes ligas.

La educación viene de la casa y no siempre debes dejar la responsabilidad a lo que hagamos los artistas porque la música llegará el momento que dejará de ser buena, a veces si vamos en declive, el hecho de que nos dé miedo a cantar sobre cosas por el cómo nos van a señalar o a decir, solo va quitando lo bonito a la música, el expresarse’.

Los tropiezos de una carrera

Fue hace 10 años que Charles Ans lanzó “Mis ojos no podían ver”, utilizando un sampler de Carla Morrison y que fue un trancazo, sin embargo, este atrajo problemas legales entre ambos artistas, hoy en día esto ya se resolvió y tendrá una nueva vida pronto. Además, de que Ans dice que le gustaría trabajar con ella de forma más cercana, por ahí grabando en el estudio juntos:

‘Cuando pasan esas cosas la gente externa quiere encarar a los artistas y yo le tengo admiración, mucho respeto y es una persona que crecí escuchándola, si no, no la hubiéramos sampleado. Gracias a dios se arregló legalmente y ya tenemos permiso de utilizarlo. Se pidió una estadística de cuánto dinero había generado ese tema, se llegó a un acuerdo de porcentaje, se hizo el pago que correspondía y ya tenemos el permiso de sacarlo.

Estamos viendo de que se cumplen 10 años de nuestro disco Smile, el más emblemático y esta canción forma parte del disco y esperamos a que sea el aniversario para volver a sacar el tema. Ojalá tenga oportunidad de hacer una nueva versión con ella o algo nuevo’.

También otro de sus momentos difíciles es cuando en el llamado movimiento #MeToo fue señalado por presunto acoso sexual, todo esto bajo anonimato: ‘Creo al ser una figura pública siempre estarás en el ojo del huracán, cuando la caga la persona la caga el personaje y al revés, he intentado llevarlo de la mejor manera. Cuando pasan estas cosas, hacer una declaración el hablar es echarle leña al fuego, cuando he tenido que rendir cuentas lo he hecho con las autoridades competentes y la conciencia más limpia y con ganas de no hacer más grandes las cosas.

Hacer cosas desde el anonimato es muy fácil, donde te dicen que hiciste con tal persona y de la cual no te dan ni un nombre, dónde solamente te señalan, curiosamente solo pasan cuando estas en un buen momento de tu carrera, ese tema se aclaró’.

Si no estás ahí, no sales en la foto

Pero pasando a otros temas, el crecimiento de Charles Ans ha sido natural, sin dinero de las disqueras gigantes de por medio y esto es gracias a la constancia, estar en todos lados y de empezar tocando en lugares como el Caradura o Pata Negra ya va lugares más grandes, ya sean festivales o Pepsi Center, con su tirada a mediano plazo del Auditorio Nacional.

‘Siento agradecimiento, debo estar contento de lo que he logrado de forma independiente; no hago temas virales, no soy una persona que venda 30 mil tickets pero a base de constancia lo he logrado, a veces eso vence al talento, al estar ahí presente te va a tocar alguna oportunidad. Si mañana vuelvo a tener shows de 200 -300 personas lo disfrutaría de la misma manera, siempre lo he dicho. Mi sueño no era ser músico o cantante, así que no tengo un tope, lo he logrado todo, estando en 5 Vive Latino, 3 Pal’ Norte… es como ir desbloqueando una palomita en un juego.

Solo voy disfrutando porque igual no vuelvo a estar ahí o tal vez haga dos llenos iguales, no intento ponerme esas metas, intento llevármela a mi manera. Gracias a dios puedo vivir de mi música e intento estar siempre con un sonrisón y disfrutar como lo hacía hace 10 años’.


Pero nada de esto sería posible si no se juntara con las personas adecuadas, como ha sido Serko Fu, Sharif o todo su crew del día a día: ‘Trabajar con músicos tan talentosos siempre vuelve todo muy fácil. Del ensamble, el que menos conocimientos musicales tiene soy yo. Hacen que tu música suene más impresionante de lo que es, que frases se hagan muy impactantes con un saxofón o trombón detrás de ti, te llevas a la gente en un viaje’, así que también este viaje de una decena de discos también conlleva un aprendizaje cotidiano: ‘Todos los procesos son aprendizaje, es lo más bonito de la vida. Sabes que la vas a seguir regando, soy una persona común y corriente. El problema no es regarla, es no aprender de los errores. He aprendido a crecer, madurar, valorar, que si te llevan contra las cuerdas creces’.

Editor de Pólvora, periodista musical y fotógrafo desde hace más de 10 años. Licenciado en comunicación social con la tesis El Rock Como Movimiento Social en la UdeC. Fan de los deportes, cómics, la ciencia ficción y películas de acción basura de los años 80-90.

Haga clic para comentar

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *