Gracias, coronavirus por un Hell and Heaven 2020 único y poderosamente femenino

Hell and Heaven Metal Fest 2020 se tambaleó en días previos a realizarse dentro del Centro Dinámico Pegaso en Toluca, Estado de México, pues el creciente contagio de coronavirus alrededor del mundo -con las prohibiciones que ello contrajo- tiró por la borda a muchísimos de sus headliners.

El día domingo, lo que ahora nos atañe, era una incógnita horas antes de arribar al ruedo choricero, pero los verdaderos fanáticos del metal se presentaron ahí a pesar de todo y, lamentablemente (ya acostumbrados por Live Talent), esperando lo peor.

¿Qué pasó al final? Ágarrate porque ahora viene lo chido.

RAPED GOD 666

Hell and Heaven 2020, el correcto rescate de un caos

El primer aplauso no se lo puede llevar la empresa organizadora, mucho menos los dueños del inmueble. Son las bandas mexicanas, quienes merecen todo el reconocimiento del mundo por echarse en la espalda todo el peso del Hell and Heaven 2020.

Muy pocas agrupaciones mexicanas cancelaron su participación y de no ser por ellos, el derrumbe de las actividad habría sido inminente. ¿Fue un acto irresponsable frente a la pandemia? sí, pero alguien debía dar la cara y los nacionales dieron todo de sí para ofrecer espectáculos de primerísimo nivel.

Lee aquí todos los detalles del primer día

INÉS CHÁVEZ

Ahora vamos a poner uno que otro tache. En primer lugar, para los encargados del estacionamiento que no dejaban pasar automóviles, vans o camiones con gente si no pagaban mínimo, 300 varos y de ahí en aumento según el tamaño del automotor. La gente debía caminar más de un kilómetro entre piedras y bajo el sol para llegar, por fin, al acceso.

Luego pasamos a la gente de seguridad. Muy bien al interior, claro. Además, la jornada transcurrió tranquila; sin embargo, en las revisiones de la entrada pude ver que a mucha gente le quitaron botellas de gel antibacterial, jabones, toallas o cubrebocas con estampados raros. Luego de un rato y varios reclamos se relajaron y hasta la droga circuló. Ja. Extremistas.

CEMICAN

¿Y cómo estuvo la información del coronavirus o las medidas sanitarias en el Foro Pegaso? Sinceramente pa’l perro, como diría mi abuelita.

La producción cumplió con pasar en las pantallas del festival diversas medidas sanitarias emitidas desde la Secretaría de Salud pública federal, pero les voy a ser muy sincero: lavarse las manos a campo abierto donde conviviste por más de 12 horas con más de 20 mil personas no servía de nada.

Los baños portátiles lo de siempre: por más que intenten limpiarlos cada cierto tiempo, al paso de los minutos volverán a lucir asquerosos. En la comida los despachadores usaban guantes y redes, muy pocos andaban con cubrebocas.

INSERTION LOSS

DEADLY APPLES

Pero ya cállate, carajo, es momento de saltarnos todo el previo para llegar a lo verdaderamente interesante: cómo resolvieron el pedo de las cancelaciones y qué tal estuvieron los conciertos.

A diferencia del Vive Latino, Live Talent no pudo, tal vez ni quisieron, meter bateadores emergentes. Lo más parecido fue ver por segundo día consecutivo el acto de los canadienses Deadly Apples en el escenario principal. Buen concierto, sin duda.

Por parte de los nacionales iniciaron proyectos como God Riped 666, Insertion Loss, Inés Chávez, Operus, Deathdealers, Vulgar Addiction, Mortuary o los siempre cabronsísimos Cemican. Fue un buen inicio, lleno de sorpresas y de gran calidad.

En el audio, a comparación de lo que ofrecieron en otros festivales, destacados por las malas transmisiones sonoras, ahora todo jaló al cien. Sin contar, claro, que los horarios se cumplieron al pie de la letra.

INCITE

MORTUARY

Ya entrada la noche pudimos disfrutar, entre otras cosas, la ejecución perfectísima, llena de power metal y mucha nostalgia de Rhapsody. También el divertidísimo set que ofreció Crazy Town.

En la parte de los chingazos recios tuvimos a INCITE, la mejor banda que pudo haber pisado las taimas de su main stage y que fueron colocados ahí luego de saberse cancelado el concierto de Death Angel. Primera gran decisión.

Muchas bandas tendrían que aprenderle todo a INCITE. No sólo tocan cabrón, no es nada más subirle todo el pinche volumen y reventarnos los oídos. También son las composiciones chidas, también es volar en el escenario, azotarse en el piso, gritar o alentar a los guerreros del metal a revolcarse en el pinche suelo, a rifarse unas paredes de la muerte o a matarse unos con otros como si la evolución, como si nuestra condición de homosapien sapien valiera para una chingada.

Coño, qué gran show. No necesitaron de fuego, de luces extravagantes, de inflables ni de videos en las pantallas que mostraran muertes, de weyes disfrazados en el escenario. Sólo eramos INCITE y nosotros. Hermoso.

VULGAR ADDICTION

PRESSIVE

Y no puedo irme sin agradecerle a Megadeth, Dethangel, King Diamond, Cypress Hill, Black Falg, Gutalax, Fleshgod Apocalypse, Bloodbath y demás proyectos que se bajaron de última hora para salvaguarda su salud.

Un Hell and Heaven 2020 poderosamente femenino

Sin ustedes, tanto la producción como el público se dieron cuenta de que las mujeres en la escena metalera de todo el mundo son líderes, figuras, protagonistas y hasta idolatradas, capaces de cerrar no uno, sino todos los escenarios.

Fueron las cantantes, guitarristas, bajistas y bateristas las que se quedaron con el Hell and Heaven Metal Fest 2020, le duela a quien le duela.

ANABANTA

Desde muy temprano en el escenario principal tuvimos la participación de El Cuervo de Poe con Jackie Rodríguez en la voz principal. El escenario lucía un poco vacío aún, pero la gente que se paró en el main stage quedaron con la boca abierta. Nos les quedó más que ovacionarlos.

Cerca de las seis de la tarde tuvimos en el escenario alternativo a la mejor actuación mexicana del día. Anna Fiori, tras rumores de cancelación, salió al escenario junto a sus músicos para dar el concierto de su vida frente a unas cinco mil personas que se pararon por ahí.

El metal sinfónico que interpretan les dio un plus, pues entre tanto degenere, entre tanto moshpit, entre tanto volumen ensordecedor, ya era momento de darnos buen bajón de mota (digo, nada, nada) con las rolas de la también cantante de ópera.

ANNA FIORI

RHAPSODY

En el mismo escenario estuvo Anabanta con un estilo parecido, aunque un poco más tirado al Gótico. El público bajó considerablemente, pero la raza que decidió quedarse lo hicieron porque son alto fanáticos.

Pese a la perfecta ejecución y al conciertazo que dieron, Anabanta se fue con un mal sabor de boca del festival.

Tache a la producción. A medio solo de su última canción y a máximo dos minutos para terminar la tocada, decidieron apagarles el sonido. Ellos siguieron, así con lo poco que se alcanzó a escuchar; sin embargo, entraron unos guarros malnacidos a desconectar sus instrumentos, desmontar los amplificadores y, prácticamente, correrlos a patadas.

LAMENTABLE.

SOULFLY

NERVOSA

En el escenario principal apareció, entonces, Nervosa. Una banda de thrash integrada por tres mujeres que a la hora de reventar la bocina parecen ser más de 10 músicas en escena, pero nel.

Vaya espectáculo que dieron las oriundas de Sao Paolo, Brasil. Son tremendamente brutales, violentísimas y unas máquinas de guerra. Verdaderas representantes del thrash actual, protectoras de un género legendario que tantas alegrías le ha dado al mundo merol.

Ojalá pronto dejen de ir a estos festivales los nacos que solamente se la pasan gritando vulgaridades. A las morras en el escenario y a las fotógrafas que hacen su chamba, mismas que seguramente de un puñetazo les podrían cerrar el hocico sin pedos.

Jinjer, un finalazo que no pensábamos NECESITAR

Total que siguió Jinjer, la banda que eligieron para finalizar el festival. El reto no era poco, pues la gente ya tenía en mente llegar a ver leyendas del tamaño de Megadeth o King Diamond, pero el reto fue superado con creces.

Mal pedo que la raza comenzó a llegarle temprano a sus casas por que son agrupaciones que todavía un grueso de fanáticos considerable en este país, pero quienes aguantaron hasta el último minuto se llevaron como premio un tremendo show de metal core.

Tatiana nació con un poder que pocos intérpretes logran desarrollar. El recibimiento del público fue pesimista, hasta ella dijo “parece que se aburren, chavos, no mamen”, pero apenas escucharon la potentísima voz de la ucraniana, todo se incendió.

En las primeras filas había una lucha, como siempre, por llegar bien cerca de la banda, era imposible armar unos candentes golpes de nuca, pero el moshpit más al centro y pegado a la torre de control estuvo bien descontrolado.

Su maciza presentación nos dejó a todos bien satisfechos, con una sonrisa en el rostro y la felicidad de haber podido vivir un festival que, a pesar de todas las dudas que generaron, esperábamos desde el día uno.

Las cosas que se salieron de control fueron completamente ajenas a la producción y apenas un par de bandas culparon a los empresarios de sus respectivas cancelaciones.

No sé si Live Talent sea capa de organizar más festivales, pero retirarse con el Hell and Heaven 2020 como el final de su historia, no sería para nada vergonzoso. Aunque seguramente seguirán y seguirán y seguirán.

JINJER

  • Jinjer - Napalm Records
Gustavo Azem
Gustavo Azem
No tan guapo como Brad Pitt, ni tan simpático como Chespirito.

Te recomendamos