Conecte con nosotros

Entrevistas

Política anti pandemia, recuerdos del viejo Berlín y la libertad de Mad Sin

Tras el lanzamiento de su disco Unbreakable, hablamos en entrevista con Koefte Deville, vocalista de Mad Sin para conocer los detalles.

Publicado

el

mad sin

Este maldito y pandemico 2020 nos ha dejado entre tanta decepción, algunas cosas buenas, en especial si eres fan del physcobilly con muy buenos lanzamientos como Skeletons de Rezurex y lo que nos atañe aquí, Unbreakable de Mad Sin.

Mad Sin es una de esas bandas ya lonjevas en el negocia,e ste Unbreakable es su disco número 17, así que no tienen nada que demostrar, así que solo disfruta todas sus rolas y ya te quedarás con tu favorita porque son diferentes una entre otra, con buenos guiños a series de ciencia ficción, western y hasta los recuerdos del viejo Berlín, ciudad que vio nacer al Big Chief o Nina Hagen.

Fue en 2013 que Mad Sin viniera a México y hasta el momento se recuerda con cariño, bajo un calor del mismísimo infierno pero se armó la fiesta de slam y cantos. Así que tuvimos que hablar con el Big Chief, quien más allá de decirnos buenas referencias a las canciones, nos platica ese lado punk que lleva desde joven, el cómo fue ver caer el muro de Berlín, lo que opina de las políticas anti-pandemia de los gobiernos, dejándonos en claro que: ‘No hay mucha diferencia entre Alemania y México, parecería que sí pero no se crean todo lo que ven, la diferencia de clases sociales, de pobres y ricos son enormes en ambos lados, solo que ustedes son más felices y nosotros muy fríos’.

¿Sientes muy diferente al público de Europa al de América Latina en los cocniertos de Mad Sin?

“Claro que sí, es muy distinto. En América Latina se siente una emoción total, no son nada rígidos; por eso me encanta tocar para ustedes. En Alemania y en general en Europa, debemos pelear mucho para animar a la gente. Llevan una manera más fría de vivir. Cuando fuimos a México la verdad lo sufrí un poco, necesitaba oxígeno, hacía un calor impresionante y pensé que era solo yo por gordo pero no, a toda la banda se le fue el aire. Pero una vez que empezaba el show eso no importa y fue uno de mis mejores shows en esos años”.

Hace unos días publicaste una imagen de un club en Francia similar a CBGB. ¿Cómo es la escena europea del psychobilly? ¿Tienen oportunidad de tocar en lugares grandes o crees que por la pandemia se pierdan espacios?

Gracias a esta música, hemos podido tocar en grandes festivales porque trabajamos durante años para ganarnos ese lugar. Incluso hemos estado un par de veces en Hellfest. E igual solíamos tocar en varios festivales de punk que ya no existen.

Sobre la escena… Hay días en los que despierto y creo que va a desaparecer para siempre. Y hay otros donde me parece que está bien. Por ahora, mis sentimientos son una montaña rusa. Aunque creo que es solo una época que debemos superar.

Para mi y Mad Sin es muy difícil ahora porque nuestra subsistencia son los conciertos. Básicamente no tengo ingresos ni nada que hacer. Pero he estado años en esto, no es solo trabajo, sino una pasión y cuando te lo arrebatan… Siento una mezcla entre depresión y ser una bomba de tiempo como Travis Bickle en Taxi Driver.

No estoy hablando de teorías de conspiración pero siendo honesto, siento que hay… Intereses políticos de por medio sobre los conciertos. No están trabajando contra la industria pero tampoco están haciendo algo. Pero lo cierto, es que no quieren que los niños del futuro, usen camisetas o escuchen a estas bandas que los critican. Esto también incluye otros medios, cualquier reunión social que involucre un mensaje que les haga pensar. No les gusta eso, siempre lo han odiado. Por eso la pandemia me ha parecido horrible.

Siempre que ocurren guerras o catástrofes, hay un grupo detrás velando por lo que quieren que consumamos. Yo creo que la gente necesita la música en vivo, reunirse, ir a un cine, lo que sea que les guste y eso jamás lo podrán acabar. Aunque lo triste, es que la pandemia seguirá un buen rato. Todos creen que en 2021 se repondrá todo pero ni siquiera sabemos si seguiremos cuerdos. No tengo miedo de morir, así que lo que venga.

Es divertido por que las personas ven Game of Thrones o House of Cards y creen que es ficción. ¡Todo se basa en la realidad! No son cosas de ‘ah, eso solo pasa en las películas’. Todo es real. Puedes verlo en tu vida diaria, como se mueve tu trabajo. Yo crecí en un ambiente artístico, mi mamá era actriz y siempre he visto como si eres bueno con cierto alguien, obtendrás un beneficio. La gente tonta no debe lidiar con esto porque solo trabajan y les dicen que hacer. La realidad es que los grupos de poder siempre están apostando hacia que apoyar. Hay una guerra por nuestras cabezas“.

Acaban de lanzar el video de “Moon Over Berlin” y en los comentarios, varios celebran que preserven la historia de Alemania. ¿Pero qué opinas de aquellos que prefieren borrar todo lo que les avergüenza del pasado?

La historia siempre se borra y cambia. Pero nuestra generación está más consciente porque pasa frente a nuestros ojos. La verdad siempre se mantendrá, aunque llega el momento en que no sabes cuando lo es, a pesar de que hayas vivido cierto acontecimiento. ¡Es terrible!

Es peor cuando nos ponen a pelear entre todos, cuando distorsionan todo y las buenas causas, se tornan malas. Llegará el momento cuando las mentiras se descubran… Aunque termine repitiéndose el ciclo“.

Aquí se habla de la libertad, ¿Consideras que ahora mismo, somos libres?

Sí lo somos, no lo sé. Es una pregunta muy filosófica porque, ¿qué es la libertad? Mirando hacia el pasado, siento que tuvimos cierta libertad, a finales de los 80 e inicios de los 90. Hubo un caos positivo cuando cayó la Unión Soviética, fue una locura. Pero siempre las corporaciones y los políticos joden todo. El mundo socialista es el que más busca oprimir, siempre disfrazados terminan siendo dictaduras, como Castro. Llega el momento en que se vuelve tan evidente que deben derrocar y crear una nueva dictadura.

Creo que antes del control del internet, hubo esa libertad. Porque la recuerdo, la sentí y antes pensaba que así era. Creamos un sistema, nos adaptamos y cuando crecemos, todo se vuelve diferente“.

¿Aún recuerdas dónde estabas cuándo cayó el muro de Berlín?

“Yo vivía en el Oeste. No solíamos tener mucho dinero, ya sabes punks callejeros. Y cuando abrieron las puertas, todos fuimos al lado Este para ver a nuestros amigos y conociendo a otros punks de allá, pudimos tocar del otro lado. Te sorprendería la diferencia de dinero que se manejaba, a pesar de ser la misma ciudad. 10 marcos, que ahora serían 10 euros, era mucho del lado Este. Fue muy positivo que cayera, muchas familias pudieron reunirse y la gente podía regresar a trabajar al Oeste”.

Pasando a otros temas, la canción “Hallucinate” me recordó mucho a The Twilight Zone. ¿Eras fan de la serie?

Sí, solía verla en los 70 de niño. Veía muchas series británicas y estadounidenses de ciencia ficción y horror en aquellos años. Tuvo una buena influencia, aunque la letra va más con una realidad distorsionada. Todo está frente a tus ojos pero es borroso y no puedes tenerlo“.

¿Cuándo comienzas a escribir para Mad Sin, piensas las canciones en alemán o en inglés?

Depende, la verdad. Ahora cada vez más me inspiro primero en una frase que se vuelva el gancho de la canción. Lo cual casi siempre termina siendo en inglés“.

“Shine A Light” tiene una influencia muy sureña, ¿así la pensaste de un inicio?

Shine a Light tiene un sonido algo viejo, que es la música que siempre escucho. Toda la vida he sido fan de cosas como el rockabilly, pero nunca he conectado con el country como Hank Williams que es algo más para rednecks como le llaman. Me agrada más cuando los músicos tienen esta personalidad de forajidos“.

Finalmente, ¿qué consideras que ha cambiado contigo sobre Mad Sin? ¿O consideras que sigue el mismo ánimo?

“Creo que ahora entiendo mejor las cosas. Antes hubiera querido decir algo sin saber a que me refería, ¿sabes? Habría llegado a un punto pero sin explicarlo. Y creo que todos cambiamos, ni siquiera se es la misma persona que hace cinco años. Me veo desde un ángulo más abierto… Pero el cambio físico es terrible, nunca pensé que envejeciendo cambiaría tanto. Antes me sentía capaz de cualquier cosa, ahora no tanto. En cambio en el escenario, no siento mi peso, todo pasa tan rápido porque es el momento por el que vives, ¡aunque eventualmente regresas a la silla de ruedas! Mentalmente, es lo mismo, con un mejor entendimiento”.

Editor de Pólvora, periodista musical y fotógrafo desde hace más de 10 años. Licenciado en comunicación social con la tesis El Rock Como Movimiento Social en la UdeC. Fan de los deportes, cómics, la ciencia ficción y películas de acción basura de los años 80-90.

Haga clic para comentar

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *