Sonsombre, la banda gótica acusada de apoyar el racismo

Dentro de la escena oscura, uno de los nombres que había comenzado a generar ruido era Sonsombre. Este proyecto fundado en 2016 en Virgina, por el cantante y multi instrumentista Brandon Pybus, ya cuenta con tres placas bajo el brazo, siendo la más reciente One Thousand Graves en 2020. Aunque actualmente están firmados por Cleopatra Records, uno de los sellos más importantes del underground, más allá de resonar a otros niveles por sus composiciones, la controversia rodea a Pybus desde hace unos días, pues se ha dado a conocer que el hombre pertenece a Sons Of Confederate Veterans, grupo de supremacía blanca.

La información fue dada a conocer a través del programa de Instagram Bloodstream conducido por Ashley Peel. A través de dos episodios, ha ahondado en los problemas de racismo que existen en la comunidad gótica de Estados Unidos. Desde septiembre, Peel dio seguimiento al caso Brandon Pybus, quien en el pasado solía compartir notas de extrema derecha argumentando “interés en la noticia”. Pero en este episodio, se dio información acerca de la pertenencia del cantante a este grupo conocido por sus acciones racistas y anti LGBT bajo el disfraz de la memoria de sus veteranos de la Guerra Civil.

Los Sons Of Confederate Veterans es una organización nacida en 1896 en Virginia. Para ser miembro, algún ancestro tuyo debió formar parte del Ejército Confederado y al final de la guerra, murió en prisión, en servicio o fueron retirados de su cargo. A inicios del siglo XX, fue uno de los primeros grupos en apoyar las acciones del Ku Klux Klan, impulsado por el libro escrito por Laura Martin Rose, The Ku Klux Klan Or The Invisible Empire. El grupo tomó más fuerza en la última década al desplegarse elementos confederados durante los disturbios de Ferguson en 2014, la masacre de Charleston en 2017 y claro, los constantes rallys que hubo durante la administración Trump en los estados sureños.

El escándalo fue inminente en la comunidad gótica y el pasado 2 de abril, lanzaron un comunicado a través de Facebook resumido en un somero “sorry not sorry”:

Debido a los recientes eventos, es importante para nosotros aclarar algunas cosas hacia la comunidad y nuestros fans. Los otros miembros de Sonsombre y yo reconocemos y sentimos un profundo remordimiento por el dolor, enojo y confusión que esto ha causado. No soy una persona política, aunque siento que debo aclarar mi posición de que honestamente creo que la gente de todo contexto, raza, cultura e identidad merece ser tratada con dignidad y respeto. Hablo por mi y la banda cuando digo que no comparto opiniones racistas ni condono ni apoyo cualquier forma de racismo, intolerancia o abuso.

Creo que los humanos son complejos y a veces estas complejidades no tienen sentido para otros. Soy humano, creciente y siempre evolucionando. También como otros seres humanos, no puedo ser definido por la experiencia de alguien más. Nunca fue mi intención que mis intereses en la historia, genealogía y recreación bélica fuesen interpretados como una aceptación a ideologías que no comulgo, pero reconozco y lamento la reacción que esto ha causado. Creo en la inclusión y mantengo un respeto sincero por la individualidad y planeo hacerlo notar en mis acciones presentes y futuras.

Ultimadamente, somos músicos, y como tales buscamos refugiar una harmonía positiva y conexión a través de nuestra música. Todo lo que hemos querido hacer es que el mundo sea un poco mejor a través de la música y continuaremos intentándolo“.

Brandon Pybus de Sonsombre
Brandon Pybus, fundador de Sonsombre. Foto: Facebook.

La oscuridad está en todos

Aquí entra el gran dilema de la historia moderna: ¿se debe separar al artista de su arte? ¿Hacer conciencia que podemos simpatizar con la música más no con su mensaje? Más que adoptar una postura de extremos donde o se cancela o se pone la camiseta sureña, el público tiene la responsabilidad de tomar su decisión. Es muy pronto para emitir un juicio sobre el valor que en realidad, posee las contribuciones de Sonsombre a la música gótica. A su vez, entra a discusión el debate sobre el contexto histórico por el que atraviesan los Estados Unidos: la era post Trump donde salió a relucir la decadencia de la otrora potencia mundial, avivada por los recientes atentados contra afroamericanos e inmigrantes que los grupos de extrema derecha han perpetrado.

Desafortunadamente, esto también ha venido a demostrar algo: el racismo en la comunidad gótica, un mal que siempre ha existido entre algunos círculos puristas. Vanagloriarse de ello es lo lamentable y ser tolerante con la intolerancia es la estupidez más grande que se han dedicado a predicar en las redes sociales. Aquellos que se jactan de góticos siendo racistas, desconocen la misma historia del movimiento en su insistencia de romantizar el arquetipo de belleza europea. Ojalá aquellos supieran quien fue Andy Anderson, Ray Mondo o hasta el mismo Screamin’ Jay Hawkins, pionero del shock rock y la indumentaria macabra en el escenario.

Sonsombre ha lanzado buenas canciones, herederas de un sonido a la Rosetta Stone. Lástima que el talento sea opacado por estas visiones políticas que nunca han tenido cabida en la sociedad.

Mario Valencia
Escribo de terror, tomo fotos, edito videos y así. Me gusta el metal, el bailongo a todo darks y ser la señora de los gatos.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

213,337FansLike
27,145FollowersFollow
11,214FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas

Playlist