Conecte con nosotros

Pólvora Live

Russkaja cumplió y por mucho en su primera visita a México

Mitvalk

Publicado

el

Russkaja

Por fin el día llegó, 3 de abril del 2022, el día en que Russkaja tocaría por primera vez para su público mexicano, y por si no fuera poco, los encargados de prepararles el terreno fueron ni más ni menos que la Sekta Core.

La cita era en el Circo Volador, el recinto por excelencia para toquines fuertes y desmedidos, pero siempre en el respeto. La casi noche aún presentaba al güero cuando las puertas se abrieron, la gente fue abarrotando el frente del escenario y en un mar de ropas negras y rojas, la banda ya esperaba con gorros rusos y playeras cortas la llegada tan esperada de la Russkaja, sin embargo había que hacer una escala con el ritmo fuerte de un viejo conocido y por ello muy querido, la Sekta Core, quien fue la encargada de abrir los telones del Circo Volador.

Russkaja visitó por primera vez la CDMX / Foto: Germán García (Dilemma)
Russkaja visitó por primera vez la CDMX / Foto: Germán García (Dilemma)

La Sekta Core, orgullosa de su gente

En los relojes daban las 8 con un minuto cuando la banda liderada por Jorge Salcedo subía al escenario mientras la audiencia quien en ese momento se acercaba al 70% de asistencia, los recibía con ovaciones.

No terminaba la primera rola cuando la bandita ya estaba armando el slam en medio del salón, la Sekta con energía incitaba a bailar hasta al mas tronco del lugar.

Chingadazos como “La Zona del Terror”, “Ser Fuertes”, “La Canción de la Muerte” y “Expiación de Sangre” retumbaron por todo el lugar, mientras en cada espacio que la energía lo permitía. Salcedo con cara pintada, elogiaba a su gente que lo había acompañado durante tantos años “No somos los mejores, pero sí los que más tiempo llevamos” dijo el vocalista, añadiendo el agradecimiento a su gente y destacando sus raíces mexiquenses.

Quiero ver los cuernos arriba” decía mientras continuaba con el satánico recital, ya para la recta final y después del constante mensaje social, Salcedo añadió, “Venimos aquí para protestar, porque cuando llorar no se puede, también el dolor se baila”, de inmediato la primera rola del Violencia 6 comenzó a sonar.

Pasada la hora y después de un Circo Volador con más audiencia, la banda se despidió, la gente le aplaudió machín ya que el papel del telón no era visible y fue mejor percibido como una tocada doble.

El ska core de la Sekta Core se hizo presente en el Circo Volador / Foto: Germán García (Dilemma)
El ska core de la Sekta Core se hizo presente en el Circo Volador / Foto: Germán García (Dilemma)

Llegó la hora de la polka con Russkaja

Luego de que el staff local y el de la banda prepararan el escenario, la gente ansiosa por la banda europea, empezaba a gritar “Russkaja, Russkaja” cuando de repente la batería y la guitarra comenzaban a taladrar el recinto. Los vientos no se dejaron esperar seguidos de la entrada de Georgij Makazaria, quién evidentemente se le veía la cara de estar muy emocionado, quizá lo acogedor del lugar, quizá la gente vitoreando el nombre de la banda, él solo tendrá la respuesta, sin embargo hay algo que quedó muy claro, y es qué agradecido, en conjunto con toda la demás Russkaja dieron lo mejor para justificarles la espera a toda su raza que ya los esperaba con ansias.

“Kosmopolit” fue de los primeros bombazos en sonar en la noche posterior a de un par de rolitas la cosa se puso respetuosa, ya que Makazaria después de presentar las nacionalidades de sus integrantes entre los que hay una alemana, un austriaco, un italiano, Georgij mencionó que Dimitrij Miller (bajista) mientras lo abrazaba y el cual es originario de Ukrania y de él que es de Rusia, la guerra estaba haciendo que la gente de la edad de los asistentes esa noche, se estuviera matando sin ninguna razón.

“La gente en Rusia no puede protestar, está prohibido protestar, pero nosotros podemos protestar y protestamos contra la guerra, nosotros condenamos la puta guerra…” la gente le aplaudió y continuó la protesta bailando como bien lo mencionaba la Sekta minutos antes.

Russkaja
Georgij Makazaria de Russkaja / Foto: Germán García

Había algo que me causaba intriga y era el hecho de que al momento en que acomodaron el escenario había un gran espacio en el centro del mismo, mis preguntas fueron contestadas cuando vi el espectáculo que dan, se apropian del escenario, bailan juegan, dan vueltas, vaya que sienten cada una de sus canciones y justo eso lo transmitieron a su gente.

Ni el calor ni el hecho de saber que era domingo y que al otro día mucha gente tenía labores pudieron frenar a esa máquina llamada Russkaja quien al ritmo de “Traktor” incitaban a la banda a hacer un juego en medio del recinto en donde tenían que girar a la derecha, muy a la onda de bailes tradicionales balcánicos.

La velada llegaba a su fin pero sorprendentemente el éxtasis aún tenia guardadas unas cartas, ya que hubo momentos muy emotivos, como cuando les lanzaron la bandera mexicana y la colgaron en un instrumento, cuando tuvimos pequeñas dosis de “La Marcha Imperial” de Darth Vader o la rolita de Tetris en los instrumentos de viento, o cuando una chica de la primera línea insistentemente les mostraba en su celular el título de su canción “Parachute” y que si bien fue obvio que no venía en el setlist, el buenazo de Georgij se aventó unos versos a capela.

Luego de eso, una especie de monstruo raro invadió a la gente ya que un viejo conocido del electro invadía el recinto en un cover muy querido por la razita “trve”, “Wake Me Up” conocida internacionalmente por Avicci, resonaba en uno de sus mejores covers al metal y cuerdas de Russkaja, ahí la gente encendió machín.

Y fue luego ya en la penúltima que la joya de la corona llegó “Energía” sonó con eso y más, dejando en claro que Russkaja mueve el balón como los mejores. “Gracias por traer nuestras camisetas, Russkaja volverá el próximo año”, prometió Georgij mientras les pedía a los asistentes levantar sus manos para que la banda se tomara una foto en el recinto y así poder mostrársela a su madre.

Grande Russkaja, justificó toda la espera y lleno ese vacío que los corazones de sus fans tuvieron durante 17 largos años de existencia de la banda, gran velada la que tuvo ayer el coloso de la Calzada de la Viga.

Russkaja
Russkaja dio un gran set, complaciendo a los fans que esperaron 17 años en verlos / Fotos: Germán García

Master de la fina grosería, amante empedernido del videojuego y secuaz de todo lo bello que se haga en fotografía. Que vivan los 2000, la música y el juguito de naranja.

Haga clic para comentar

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *