Conecte con nosotros

Pólvora Live

Santa Fe Klan llevó la música del barrio a la Arena CDMX

Santa Fe Klan llegó a la Arena CDMX para sorprender a todos sus fans con tres horas de música. Aquí te contamos que tal estuvo.

Publicado

el

Nunca pensé pasar tres horas de un sábado viendo a Santa Fe Klan. Pero heme ahí, mi regreso a la Arena CDMX después de tres años, yendo a presenciar el show de uno de los raperos más populares del momento. Sentía curiosidad por saber como sería todo, por entender a que se debía la devoción por su persona. Caminar del estacionamiento a la pista fue suficiente para mostrar el público tan variado y las generaciones que ha unido bajo su música: parejas, adolescentes, los clásicos chacalones del “ya te la sabes” y hasta familias enteras con niños, llegaron para divertirse con los beats del MC guanajuatense.

Casi tan impresionante como la variedad de personajes reunidos, sería la versatilidad musical que mostró como artista; una grata sorpresa algunos de los géneros y la forma en la que fueron repartidos a lo largo de la noche en una producción sobresaliente.

Santa Fe Klan en la Arena CDMX
Algunos de los invitados especiales de la noche incluyeron a MC Davo, Bubaseta, Panteón Rococó Snow Tha Product y Neto Peña. Foto: Mario Valencia/Pólvora.

La vida es un freestyle: Santa Fe Klan, la rocola humana

Minutos después de las 9:15 pm y tras la presentación del rapero chileno Bubaseta, las luces apagaron. La bandana blanca se asomaba desde el centro del escenario, elevándose hacia unas escaleras. Ahí apareció el Santa Fe Klan con un impresionante montaje, uno de los más ambiciosos que haya visto en el rap nacional: fuego, banda completa, un grupo de bailarines, el crew listo para hacerle segunda y decenas de invitados. Lo más importante: el innegable carisma de este hombre para acercar a su gente.

“Rolas pa pistear machín”, dijo hacia los asistentes que corearon cada una de las primeras canciones. Santa Fe Klan llevó los ritmos del barrio hacia la sede más moderna de la Ciudad de México en un logro que muchos, en redes sociales, tachan de vulgar o bajo. Lo entendería de otros pero este hombre demostró una tremenda calidad de artista, reflejado en los distintos arreglos de sus temas, la pasión que se le ve al tocar el acordeón y la tremenda fiesta que arma.

Cuando el Eme Malafe apareció en escena con su chaleco antibalas y una botella en mano, la noche se tornó distinta. El rap cedió su lugar a un bloque de corridos tumbados, con guitarra y vihuela, como “La última bala”. Sin embargo, se notó un fenómeno extraño: mientras algunos gritaban cada verso, otros actuaron con mayor indiferencia después de 15 minutos. Para el momento en que Peso Pluma abandonó el escenario, un nuevo cambio, mucho más sabroso, ocurrió en el concierto. Llegó el momento de los cumbiones.

Santa Fe Klan en la Arena Ciudad de México
La variedad musical interpretada por Santa Fe Klan fue clave para apreciar el recital. Foto: Mario Valencia/Pólvora.

Con acordeón en mano, Santa Fe Klan cantó “Soledad” y “Cumbia Callejera” en un dueto muy agradable con Alberto Pedraza, fundador del Súper Grupo Colombia. A diferencia de los corridos, aún más personas respondieron de forma positiva. Parejas bailando y algunos más, se aventaron sus mejores pasos de cumbia rebajada. Un chavo a lado de mi, de unos 16 años, no solo cantó absolutamente todas las canciones: bailó hasta el piso como dictan los cánones villeros. Sus padres, a un lado, sonreían.

Una vez que terminó lo guapachoso, no podía creer lo rápido que habían pasado dos horas. La última parte del espectáculo fue la más aclamada, con puro hit coreado y grabado. Incluso, el rapero se llevó la sorpresa de recibir un disco de oro por las reproducciones de “Amor y Tierra”; no se la podía creer. Así como muchos no creían y explotaron en emoción al escuchar “Se acabó”, “Te iré a buscar”, “Debo entender” (dedicada a todos sus difuntos), “Todos en la cuadra bien locos” y “Desde cero” junto a MC Davo.

“Esta canción me recuerda a la prepa, aunque solo estuve un mes antes de que me corrieran”, recordó entre risas el rapero antes de invitar al Panteón Rococó para “La dosis perfecta”, añadiendo la dosis de ska a una noche ecléctica que va de la mano con lo auténtico que es el Santa Fe Klan. Es una persona que no ha perdido el piso ni la humildad, que extiende la mano a su gente (eso sí, no a los Dr. Simi) y se esfuerza por hacerte pasar un buen rato. ¡Somos la Santa, carnal!

Fotógrafo y reportero desde 2015, programador del Festival Macabro, profesor de Historia del cine en la FES Acatlán y coordinador de materiales en Filmin Latino.

Haga clic para comentar

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *