Greta Van Fleet, lejos de ser la banda que dicen ser

Greta Van Fleet volvió a México, esta vez lo hizo en el Pepsi Center con una mucho mayor audiencia a lo anterior (dos Teatro Metropólitan) pero con muchas similitudes.

En aquella ocasión el show no duró ni una hora, se entendía por solo tener un disco en su haber; pero ahora que tienen dos la duración del show no es tan alejada, apenas 1 hora con 15 minutos. Sin embargo, eso no les importó a los miles de fans que se dieron cita, la gran mayoría de ellos de una nueva generación que no pasa de los 25 años (muchos más ni 20).

Estos chicos llegaron muy temprano para acceder a los más cercano al escenario, luciendo los brillitos como su vocalista favorito Josh Kiszka, por igual hombres y mujeres.

Jake Kiszka, de lo mejor de Greta Van Fleet en vivo / Foto: Andre Dulché
Jake Kiszka, de lo mejor de Greta Van Fleet en vivo / Foto: Andre Dulché

Fue pasando las 9 de la noche que los de Michigan subieran al escenario, siendo John el único que saludara y regalara flores blancas al público en su mensaje de amor y paz. Los demás serios y a lo suyo. Empezaría el show con “Heat Above”, tema que abre su segundo disco The Battle At Garden’s Gate. La gente emocionada, cantando, celulares en lo alto, ya saben… felicidad al máximo.

Terminaría la canción y seguirían con “Safari Song” y aquí John subiría a los hombros de su guardia de seguridad y pasearía por el pit de fotógrafos para poder saludar de mano a los más cercanos, esto mientras los demás serios y en lo suyo.

Tras esto, todo Greta Van Fleet carecería de contacto alguno con la gente, fue como ‘hazlo rápido y vámonos’. Tocando canción tras canción y alargando cada una de ellas con muchos solos; lo cual está bien si es que amas esos temas, pero terminaban siendo muy cansados para el público ya que se notaba en los gritos, en que por muchos ratos nadie grababa nada y se veía la gente platicando.

Daniel Wagner, el único no familiar en Greta Van Fleet / Foto: Andre Dulché
Daniel Wagner, el único no familiar en Greta Van Fleet / Foto: Andre Dulché

Así pasaríamos por 10 canciones en su primer set, de los cuales debemos agregar un solo de guitarra, uno muy breve de piano y uno de batería, por parte de Sam, Jake y Daniel (este último el único no familiar). Aquí es donde se nota un viejo truco de la banda, el clásico ‘alarga lo más que puedas para completar el tiempo mínimo para cobrar un show’, ya que su set en solitario es lo mismo que un set en festival. Hablando de los solos, dos de ellos fallidos, por cierto.

Pero no todo es malo, tal vez su arrogancia arriba del escenario (salvo por John) y esa actitud de ‘no me merecen’ sea lo que impacta a las nuevas generaciones, musicalmente en cuanto a sus temas son bastante buenos, en especial cuando John demuestra su poder vocal o Jake luce solos de guitarra dentro de los temas (no así para lucirse solamente). Por otro lado, es un show un tanto plano, sin muchos picos altos de emociones, pero si lo tuyo es apreciar y ‘meterte’ en su viaje personal setentero es efectivo.

Hay temas que se notan gozan más tocarlas en el escenario como “When The Curtains Fall”, “Age Of Machine”, “Caravel” o “Trip The Light Fantastic”, donde hay interacción entre ellos y es donde John sonreía más. Los juegos de luces complementaban su estilo, pasteles y sin muchos estrobos, alumbrando solo una gran cortina blanca detrás. Sencilla y donde lo que más lucía era el traje del cantante.

Daniel Kiszka, bajo y piano en Greta Van Fleet / Foto: Andre Dulché
Daniel Kiszka, bajo y piano en Greta Van Fleet / Foto: Andre Dulché

Su sonido en vivo es innegable que tienen a Led Zeppelin como sus mentores -aunque ellos lo nieguen- sin embargo todavía están muy lejos de ellos. También decir que son los salvadores del rock como han hecho es muy alejado de la verdad, pero tampoco es total mentira.

Van por buen camino, sus fans los idolatran (y honestamente, les importa muy poco si antes existió un Led Zeppelin, Blood Sweat And Tears o Jimi Hendrix), están tomando un lugar de bandas que ya no existen y que tampoco les importa conocer y hay que entenderlo así, más si eres de una generación mayor. Esta sabe aprovechar sus pros y contras, saca provecho hasta de lo que se podría considerar no digno de las bandas más grandes de la historia.

SETLIST DE GRETA VAN FLEET EN EL PEPSI CENTER

  1. Heat Above
  2. Safari Song
  3. Black Smoke Rising
  4. Caravel
  5. Age of Machine
  6. Light My Love
  7. Trip the Light Fantastic
  8. The Weight of Dreams
  9. Built by Nations
  10. When the Curtain Falls
  11. Age of Man
  12. Highway Tune
  13. Roll and Tumble Blues / That’s All Right
  14. My Way, Soon
John Kiszka regaló flores al público / Foto: Greta Van Fleet
John Kiszka regaló flores al público / Foto: Greta Van Fleet
Andre Dulche
Andre Dulche
Editor de Pólvora, periodista musical y fotógrafo desde hace más de 10 años. Licenciado en comunicación social con la tesis El Rock Como Movimiento Social en la UdeC. Fan de los deportes, cómics, la ciencia ficción y películas de acción basura de los años 80-90.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

209,758FansLike
30,100FollowersFollow
11,205FollowersFollow

lo de hoy

de lo que todos hablan