Conecte con nosotros

Pólvora Live

Adán Jodorowsky en el Auditorio BB: demostrando por qué es el verdadero ídolo

El pasado sábado 24 de septiembre Adán Jodorowsky dio un concierto en la CDMX, y demostró completo dominio de su público en el Auditorio BB

Publicado

el

Adán Jodorowsky Adanowsky

Texto: Mitvalk / Fotos: Gustavo Azem

Que tremenda cosa fue la visita del joven Adán Jodorowsky al Auditorio Blackberry en la CDMX, fue una verdadera fiesta, con momentos emotivos y con un lleno en zona general que se vio reflejado en los ánimos de la gente que iban a ver la resurrección del buen Adanowsky.

De sombrillas y pantalones mojados

El meteorológico ayer pronosticaba lluvias por la tarde, pero lo que no contábamos es que esta lluvia se prolongaría por buen rato en la Ciudad, lo que haría que los charcos y la constante caída de agua de los puestos y sombrillas harían la espera complicada para entrar a ver al Jodorowsky. Esta vez ni “la taza la playera” pudieron hacer su venta por que la lluvia no cedía ni tantito.

Desafortunados aquellos que tenían cortesías y que estuvieron esperando un buen rato afuera sin lugar para el resguardo, solo aquellos previsores con paraguas lograron un poco mantenerse a gusto, los demás estaban más mojados que sopita Maruchan.

Adán Jodorowsky Adanowsky
(Foto: Gustavo Azem / Pólvora)

La noche del verdadero ídolo

Pero miren sobrinos, nada de eso, ni la espalda mojada, ni los tenis en agua, ni los pantalones todos fríos pudieron arrebatarle a la fanaticada su momento con Adán Jodorowsky, el que en antaño se proclamara como Adanowsky salió a entregarse por completo a su auditorio y vaya, vaya que cumplió.

Daban las 8:43 pm en los relojes cuando las luces se apagaban y en medio del auditorio se oían los gritos de emoción, de repente una luz azul ambiental y un reflector alumbraban a Adán que de en medio del público caminó al escenario engalanado con una capa dorada y un traje azul brillante.

Ya subido al escenario dijo: “buenas noches”, y empezó la gozadera con “You Want To Give Up”, para dar paso después a “Estoy Mal” y era en este punto en donde daban comienzo las irreverencias que hicieron de este show uno de los más recordados por este humilde redactor.

Ya que mientras el Adán Jodorowsky se echaba sus versos con la canción, tres hombres pequeños entraron al escenario para simular que se lo llevaban, hasta que al final lo dejaron continuar con su canción.

Música adán jodorowsky adanowsky
(Foto: Gustavo Azem / Pólvora)

Acto siguiente “El Ídolo” comenzó a sonar, para ser continuada por “Dancing To The Radio”. Las sorpresas seguían, y en un acompañamiento algo extraño vía teléfono (o al menos eso quiso que creyéramos) Los Bandalos Chinos acompañaron a Jodorowsky a cantar “Departamento”.

Era increíble como canción tras canción sucedía algo, era una verdadera fiesta de performance y Jodorowsky un absoluto Show Man. En algún momento subió del público a David Aguilar para cantar “Amor de Verano”, invitó a Sabino y a Daniela Spalla a cantar “Machistador” y “Niña Roja” respectivamente.

Otra cosa a destacar es que el público era completamente educado, (treintones y un poquito para arriba) lo que se vio reflejado precisamente cuando a una chica se le ocurrió subirse a los hombros de su vato (no hagan eso porfa), por supuesto que hubo gritos de que la bajaran, pero amablemente, y en ningún momento se le receto un vaso con chela o alguna que otra basura, al final de la canción, la chica se bajó y todo continuó con normalidad.

Músico adán jodorowsky adanowsky
(Foto: Gustavo Azem / Pólvora)

Al menos en el publico por que arriba del escenario estaba todo descontrolado y para bien. Algo que no he comentado, es el perfecto sonido que se pudo escuchar en el Auditorio BlackBerry, en el lugar que te encontraras lo escuchabas perfecto.

La fiesta continuó con un momento acústico muy emotivo ya que le dedicó una canción a su hermano Cristóbal quien recientemente acaba de fallecer. Adán claramente afectado pero lleno de agradecimiento por las muestras del cariño del publico dijo “Hoy estamos aquí para estar felices”

Posterior a su acústico Jodorowsky invito al pequeño Gibrán Gaxiola para cantar “El Solitario Amor” y después subió a Chiara Parravicini para cantar “Mamá”.

Adán Jodorowsky Adanowsky
(Foto: Gustavo Azem / Pólvora)

Y sí hasta este punto creías que las sorpresas habían terminado, estás quedando muy equivocado, en “Let´s Bring It Back” un par de peleadores de lucha libre, un payaso, tres hombres pequeños entraron al escenario para llevar a cabo una pelea en la que incluso el Adán se cambió de vestimenta para recetarle unos buenos catorrazos a los villanos en turno.

En “Banana Split” Jodorowsky se puso a regalar plátanos al público para inmediatamente después pasarle el micrófono a algunos afortunados para que lo acompañaran diciendo, “banana split”.

La noche terminaba con “Aline y “Me siento Solo”, y solo me quedaba claro una cosa, este hombre es el verdadero jefe y patrón del espectáculo, que en ningún momento comprometió la calidad de su música para satisfacer a lo visual.

En conclusión, Adán Jodorowsky o Adanowsky, como mejor te acomodé es en toda la extensión de la palabra un hombre entregado al público, la energía, los performance, el desgaste físico, la bailada, la quebrada de cadera, todo lució perfecto para el publico que tuvo la fortuna de haberlo visto en este show. Y por primera vez desde que me embarque en esta aventura llamada Pólvora, pondré un 10 de 10 en la escala de interacción con el público, y hasta eso siento que me quedé corto.

Adán Jodorowsky grande entre los grandes y un buen espectáculo que no te deberías de perder si es que te gustan algunas rolitas o eres fan empedernido del músico.

Máster de la fina grosería, amante empedernido del videojuego y secuaz de todo lo bello que se haga en fotografía. Que vivan los 2000's, la música y el juguito de naranja.

Haga clic para comentar

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *