Keith Moon, un rockstar en todo el sentido de la palabra

Una de las figuras más relevantes del rock es Keith Moon cuya vida da para hacer una serie, una película, una ópera, una novela ó lo que sea, porque además de ser el segundo mejor baterista del mundo cuando perteneció a la banda inglesa The Who, también fue actor y productor entre otras tantas cosas, todo en modo salvaje.

Keith Moon nacío en Wembley, Inglaterra el 23 de agosto de 1947. Su familia era de escasos recursos, su padre era un mecánico automotriz y su mamá para completar el gasto limpiaba casas. En su adolescencia tomó algunas clases de electricidad de las cuales no aprendería nada porque solamente iba a cotorrear y emborracharse con sus compañeros.

Keith Moon con The Who
Keith Moon con The Who

LA LLEGADA DE KEITH MOON A THE WHO

Impactado por el éxito de The Beatles en 1963, decide empezar a tocar la batería con el grupo The Beach Combers donde hizo conciertos en algunos bares. Pero al ver que el grupo no llegaba a nada, va a la audición de la banda The Detours en el antro The High Numbers donde ganó su puesto, pero como llegó tan borracho rompió el bombo por lo que durante un tiempo tuvo que tocar con la batería remendada.

Por esta época el cantante Roger Daltrey invita a John Entwistle para formar un grupo y este último conecta a Pete Townshend con el que tocó en la banda Dixieland, a esta asociación la llamaran The Who. Ellos comenzaran su carrera promocionando el tema “I´m The Face” con el que no sucedió nada, sin embargo las cosas cambiaron con la entrada de Keith.

En 1965 la banda con Moon en la batería sacan a la venta Anyway, Anyhow, Anywhere” que fue un éxito ya que se situó entre los 10 mejores temas de ese año en Inglaterra. Pero lo que realmente los puso al mismo nivel de grupos como The Kinks, The Rolling Stones y The Beatles fue su sencillo “My Generation” donde cantaban a todo pulmón ‘No confíes en nadie que tenga más de treinta años’.

En los siguientes años anotan hits como “Happy Jack”, “Pictures Of Lily” y “I Can See For Miles” que les dio muchos conciertos, fama y dinero.

Keith Moon se destacó de los demás por la forma de tocar y porque nadie sabía lo que iba hacer. En los conciertos el público le aplaudía todo porque era un show por sí mismo, al paso se volvió una rutina que destrozara la batería en el clímax del concierto.

Pero no sólo acababa con la bataca, destruyo docenas de cuartos de hoteles en Estados Unidos e Inglaterra por lo que ya no los querían hospedar. Una vez que estaba fuera de control, como tantas veces, estacionó su Lincoln Continental dentro del lobby en el hotel Hilton Hollyday Inn.

También chocó una gran cantidad de autos pues los corría drogado a altas velocidades, lo que lo hizo un cliente frecuente de hospitales.

Con la fortuna que tenía compraba de todo, entre otras cosas adquirió un monasterio inglés donde construyo una residencia futurista como cápsula espacial, que fue construida a base de cristales y con diseños aerodinámicos, donde tenía estacionados dos Rolls Royce, uno estaba intacto, pero el otro lo mandó pintar de color lila con el que recorría Londres.

Para divertirse produjo el programa radial con gran éxito Life With The Moons donde mezclaba canciones de rock, contaba chistes y hacia sátiras.

En el cine actuó en la película de su banda Tommy y con Frank Zappa en 200 Motels junto a su amigo Ringo Starr que le festejaba todas sus locuras, incluso cuando un día fue a los estudios de Abbey Road para pedirles a los escarabajos ser el baterista del grupo. The Beatles empezaron a reír hasta que se dieron cuenta que la propuesta de Keith era seria. John buscó sus mejores palabras para rechazarlo porque el puesto era de Ringo.

Años después para subsanar esa herida, Lennon lo mando llamar cuando produjo el disco de Harry Nilsson, Pussy Cats(1974)y donde se rifó tocando la batería junto a Ringo Starr y Jim Keltner con el clásico “Rock Around The Clock” (por cierto esto es lo único que vale la pena del disco).  En ese mismo año demuestra su gran talento sacando a la venta su disco, The Two Sides Of The Moon el cual fue aclamado por la crítica y el público.

Estando en la cresta de la ola Moon tenía acceso ilimitado a las fiestas, las drogas y al sexo, lo que lo fue haciendo cada vez más excéntrico y atascado. Su comportamiento errático ya era un dolor de muelas para la banda, porque cuando no estaba aceleradísimo rompiendo todo, llegaba a los ensayos casi sin poder articular palabra y menos tocar, cansados de esta situación en 1978 Daltrey, Entwistle y Townshend deciden despedirlo y emprender una gira sin él.

Keith se deprimido muchísimo por esa decisión que aunado a su estado permanente de drogadicción, moriría a los 31 años el 7 de septiembre de 1978 por una sobredosis.

Abel Montaño
Abel Montaño
Fan de The Beatles, aprendiz de fotógrafo, seguidor del teatro de las ideas cuya meta no es solo producir sino ser feliz

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

213,337FansLike
27,800FollowersFollow
11,177FollowersFollow

últimas Noticias

Más vistas

Playlist