Conecte con nosotros

Pólvora Live

Jack White: así fue el regreso del último gran rockstar a la CDMX

Jack White regresó al Pepsi Center de la CDMX con todos sus éxitos y un nuevo disco, Fear of the Dawn. Aquí te contamos que tal estuvo.

Publicado

el

Jack White en el Pepsi Center

Vemos a diario y por doquier como la popularidad del rock se ve mermada ante otros géneros, incluso entre los mismos fans. De repente, un hombre de cabello azul y furiosa guitarra bajó de Detroit, ciudad de la que asimiló la larga tradición para revitalizar la grandeza del género. Jack White volvió a la Ciudad de México y lo hizo a la grande, durante una noche idónea al concepto de su última placa, Fear of the Dawn: nublada, con ligera lluvia y fría. Perfección pura.

Ocho años tuvieron que pasar desde su última presentación, una gira marcada por el trágico fallecimiento de su tecladista. Pero ocho años no son nada cuando muchos, vivimos en el Pepsi Center uno de los mejores conciertos de rock que hayan ocurrido en la CDMX.

Cat Power, la encargada de abrir la velada

Delante de mi había un grupo de amigos, fans de Cat Power, acto de apertura de la velada quien llegó para presentar su álbum Covers. La misión que tenían entre manos era clara: aventarle un Dr. Simi con algunos garabatos pintados.

En una densa oscuridad, Chan Marshall apareció, elegante, deambulando con micrófono en mano por todo el escenario. “Metal Heart”, “Bad Religion” y “The Moon” sonaron de forma pulcra, cuasi inmaculada. Fue un momento quizá demasiado tranquilo para quienes ya estaban ansiosos de guitarrazos pero, ¿cómo no derretirse cuándo te susurran “It’s damned if you don’t and it’s damned if you do”.

Al final, los jóvenes frente a mí lo lograron. Ella miró el peluche con extrañeza y con un tierno español, dijo al micrófono “muchas gracias por mi abuelito”, lo besó y colocó sobre la batería. Un encanto.

El predicador de Detroit dio un recorrido a toda su carrera

“Kickout the Jams, motherfucker!”, gritaba Rob Tyner de MC5 en las bocinas del Pepsi Center. El hombre ni siquiera había puesto un pie frente a nosotros y ya había rendido tributo a los héroes de Detroit. Con voz de predicador sureño, Jack White se dirigió a la audiencia para dar un repaso a cada una de sus facetas, cada una con nuevos arreglos inspirado por su amor a la música americana.

Al rock se le escucharon toques de blues y de gospel, mientras White cambiaba de guitarra a cada instante. Un maestro de los solos, de presencia escénica, lo mismo logra con un balada maldita como “Love is Selfish” que con el gran bloque del dúo que le dio fama con “Hotel Yorba”, “Cannon” y “I Think I Smell A Rat”. Un sueño.

Jack White en el Pepsi Center
La banda de acompañamiento conformada por Dominic Davis al bajo, Daru Jones en la batería y Quincy McCrary entiende a la perfección las intenciones del guitarrista. Foto: Mario Valencia/Pólvora.

La sorpresa fue escuchar una de las canciones más bellas en la discografía de The White Stripes, “We’re Going to Be Friends”, con dedicatoria especial a su acompañante de escena, Cat Power. Pero el mensaje no se quedó entre ellos: Jack nos unió como esta gran hermandad de fanáticos, llevándonos de la mano al coro, llenando de nostalgia cada rincón del auditorio. Un recordatorio de tiempos más simples que no debemos abandonar.

Tras unos minutos, Jack White regresó con un encore casi perfecto. ¿Por qué casi? A pesar de la bestial locura de “Steady As She Goes” donde todos pegamos de brincos desde el suelo hasta el techo (al menos en espíritu) o cuando bailamos con frenesí en “Fell In Love With A Girl”, digamos que “What’s the Trick?”… Rompió bastante el ritmo, no era su momento. Claro, el cantante no podía irse sin el himno de una generación, quizá la última canción de rock que de verdad, causó un impacto a nivel global: “Seven Nation Army”.

El coro de voces acompañó cada nota del riff principal, aunque no dudo que alguno se haya quedado con las ganas de iniciar la referencia al Chucky. Al final, Jack tomó su guitarra y la azotó con una baqueta con la furia de más de 20 canciones del más puro rock. Tras los agradecimientos, el público abandonó lentamente el recinto hacia la calle de Dakota. Sin embargo, la música no nos abandonó. El ánimo seguía fuerte y la colonia Nápoles aún resonaba con el “oh-oh-oh”, de decenas de entusiastas que buscaban regresar a casa. Pocas canciones tienen ese efecto. Pocas personas lo logran. Pero Jack White es el último gran rockstar con el poderío de conseguirlo. El hombre ya es una leyenda.

Setlist de Jack White en el Pepsi Center

  1. “Taking Me Back”.
  2. “Fear of the Dawn”.
  3. “Black Math”.
  4. “Hi-De-Ho”.
  5. “Dead Leaves and the Dirty Ground”.
  6. “Love is Selfish”.
  7. “What’s Done is Done”.
  8. “Hotel Yorba”.
  9. “Cannon”.
  10. “I Think I Smell a Rat”.
  11. “That Black Bat Licorice”.
  12. “Sixteen Saltines”.
  13. “Little Bird”.
  14. “A Tip From You to Me”.
  15. “Blunderbuss”.
  16. “We’re Going to Be Friends”.
  17. “If I Die Tomorrow”.
  18. “The White Raven”.
  19. “I Cut Like a Buffalo”.
  20. “Steady As She Goes”.
  21. “Fell In Love With a Girl”.
  22. “What’s the Trick?”
  23. “Seven Nation Army”.
Jack White en el Pepsi Center
Los visuales, en su mayoría inspirados en Fear of the Dawn, fueron excelentes y envolvieron al público en su atmósfera. Foto: Mario Valencia/Pólvora.

Fotógrafo y reportero desde 2015, programador del Festival Macabro, profesor de Historia del cine en la FES Acatlán y coordinador de materiales en Filmin Latino.

Haga clic para comentar

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *