Conecte con nosotros

Pólvora Live

Cypress Hill en el Velódromo: una divertida y ecléctica fiesta chola

Cypress Hill y Prayers se presentaron en el Velódromo Olímpico para una noche chola de música y hierba.

Publicado

el

Cypress Hill en el Velódromo

“A toda madre o un desmadre”, fue lo que pensé en cuanto puse pie en Chabacano para iniciar el viaje a Velódromo. Cientos de personas esperando en el anden, entre afectados por el corte de energía en la línea 9, los chavos de onda en camino al EDC y unos cuantos vatos locos, listos para la fiesta chola con Cypress Hill y Prayers. México mágico surreal en su máxima expresión.

Al llegar, pensé que sería un concierto como cualquiera. Bastaron unos pasos para darme cuenta que la producción, se esforzó en llevarnos de forma simbólica al East Side de L.A. al ser recibidos por una pasarela de low riders y bicicletas cholas tuneadas. Los excéntricos diseños dieron bienvenida a toda la raza que se tomó en serio la cita y sacaron sus mejores atuendos: lentes oscuros volteados, bandanas y jerseys de beisbol o americano (mi favorito fue quien llevó el de Sandy Koufax, tremendo conocedor).

La tarde apenas empezaba, el sol quemaba con furia y las onzas de marihuana, comenzaban a ser envueltas.

Payaso Brand en el Velódromo
La banda de Payaso Brand fue una sensación entre los stands. Foto: Mario Valencia/Pólvora.

En el Velódromo las carreras no fueron de bicicletas, fueron de motos

Espero la referencia al Alarma en Avándaro se entienda, sino, quedé. La tarde arrancó en punto de las cuatro con Proof & Señor Marrano, un dúo jocoso que agradezco haber conocido. Lo mismo con Remik González, quien tiene unos beats muy interesantes aunque sería bueno escuchar rimas que se alejen del estilo “mira que chingón soy”.

La noche cayó y en las bocinas, rolas de 50 Cent, M.I.A., Kendrick y hasta el Collision Course de Linkin Park y Jay Z. Entonces, Gastón tomó el escenario junto a su palomilla después de samplear el diálogo de Los Simpson donde Cypress Hill vocea a un niño perdido. Épico.

Tenía años sin ver a LNG/SHT en vivo, sentía intriga que pasó con él después de lograr un Metropólitan. Por fortuna, sigue siendo ameno verlo moverse arriba con sus letras que hablan sobre las incomodidades de la vida adulta.

Desde el amargo recordatorio de “Terrenos Baratos” de que nuestra generación no tendrá patrimonio hasta su rompecorazones de “La marcha de los tristes”, Gastón lucía agradecido con aquellos que se dejaron llevar por el flow. ¡Si hasta el tributo a Chico Ché cantó, cómo no pasarla joya!

LNG/SHT en el Velódromo
“¿Cuántos ya andan borrachos?” preguntó Gastón. Pocos asintieron. Ah pero cuando preguntó de la mota… Foto: Mario Valencia/Pólvora.

Mis enemigos solían ser amigos: Prayers dividió a la audiencia

Aunque por ahí habían algunos goths fresas en la audiencia, eran una minoría ante la abrumante marea de gorras de los Dodgers y aretes gigantes. Pero Leafar Seyer sabe aguantar y entregarse a la gente. El hombre tiene temple.

Después de varios minutos de chiflidos desesperados para que saliera (a pesar de que el horario iba a tiempo), Chino y Glare, con su imponente porte y machete en mano, cedieron el paso al cantante ataviado en su red con pentagrama.

Aún había muchos descontentos con la actuación pero también, los gritos de emoción se hicieron escuchar cuando Leafar iniciaba las primeras notas de “Gothic Summer” o ” Young Gods”. A momentos, la incomodidad fue notoria, también por qué Leafar admitió que no está acostumbrado a cantar usando ear plugs en lugar de monitor.

Tristemente, el cantante reconoció que su voz no se encontraba en su mejor momento, ya que cuando intentó hablar, dejó notar que estaba bastante ronco. Esto no lo detuvo y aquellos que se perdieron el recital en el Circo Volador, se dejaron conectar con sus raíces en ‘Mexica’ junto al número de danzantes con penacho. O conocer el amor tan profundo que siente el hombre por su esposa, Kat Von D, al momento de “Perfect For You”

La invitación a Prayers para abrir el espectáculo de Cypress Hill fue un experimento que muchos agradecimos pero… Quizá necesitaban hacerlo con una fanaticada menos intensa. Merecen todo el amor del mundo.

Setlist de Prayers en el Velódromo

  1. “Black Dove”
  2. “Paloma Negra”
  3. “Gothic Summer”
  4. “Black Leather”
  5. “Young Gods Never Die”
  6. “Edge of the Blade”
  7. “Tears in the Rain”
  8. “Young Gods”
  9. “From Dog to God”
  10. “Mexica”
  11. “Perfect for You”
  12. “La vida es un sueño”
Prayers 1
Contra salud y banda intensa, Leafar demostró porque es uno de los artistas más importantes del momento. Foto: Mario Valencia/Pólvora.

Loco del Coco: Cypress Hill, entre pelucas y churros gigantes

Ahí estaba Tito de Molotov a un costado del escenario, sonriendo tal vez por primera vez en su vida. Dieron las 8:50 y el primero en subir, fue uno de los mejores pincha discos en la historia del hip hop.

Mientras los pericos del Autódromo celebraban DJs que serán olvidados con el tiempo, los marihuanos del Velódromo pudimos ver a DJ Lord, el amo de las tornamesas de Public Enemy rifándose clásicos para alegrar el ambiente ya envuelto en un denso aroma de hierba. Desde la familia Partridge hasta el “Enter Sandman” de Metallica, él es la muestra de que se puede hacer mezclas amenas sin caer en pretensiones o lapsos largos de solo beats.

“Vámonos a pasar un ratón chingón esta noche”, gritó B- Real, quien entró al escenario del Velódromo con una gigantesca peluca afro y un churro en la mano. “Yo quiero fumaaaaar, mota”. Escuchar eso me regresó a la prepa, debo decir.

Junto a Real, Sen Dog y Eric Bobo, maestro de la batería en el rap, le siguieron para la que seguro, será una noche inolvidable para varios. No solo hubo cholos y homies en la cancha, también varias familias completos donde los niños, mostraban un rostro impactado al escuchar “Hand on the Pump” o “Tequila Sunrise”. Ni que decir de los fans de Prayers: aunque los raperos rechazaron al cholo goth, los otros bailaron y cabecearon con los clásicos de nuestra generación.

B-Real solo se detenía para inhalar, Sen Dog le daba la seriedad a las rimas y Bobo, enloquecía junto a Lord. Esta dupla nos dio un par de enormes momentos. El primero fue en “How Could I Just Kill A Man”, con su final pesado más parecido al de aquella versión que les hiciera Rage Against the Machine y después, cuando los versos fluyeron sobre el riff de “Angel of Death” de Slayer junto a “(Rock) Superstar”. Excelente.

Al final no hubo sinfónica de Londres pero claro que sonó “El loco de la mente” aunque más sorprendente aún, Cypress Hill cerró su presentación con un cover al himno noventero, “Jump Around”.

El Velódromo parece haberse convertido en una nueva casa del rap en la CDMX. El sitio es bueno para esta clase de eventos, la producción y el audio fueron joyas… Pero hubo dos detalles que no me dejaron dormir. Me pareció poco atinado que no anunciaran la cancelación de Kaktov. Digo, dudo que a muchos les haya importado pero un aviso, no habría estado mal. Ni que decir sobre la falta de horarios, todo fue una sorpresa y si era una táctica para que la gente llegara desde temprano… Tache mapache, eso no funciona.

Cypress Hill en el Velódromo
No es Batiz pero cerca: el afro de B-Real fue una joya. Foto: Mario Valencia/Pólvora.

Setlist de Cypress Hill en el Velódromo

  1. “Roll It Up, Light It Up, Smoke It Up”
  2. “I Wanna Get High”
  3. “Dr. Greenthumb”
  4. “Hits from the Bong”
  5. “Real Estate”
  6. “When the Shit Goes Down”
  7. “Step the Fuck Off”
  8. “Hand on the Pump”
  9. “Sound of da Police”
  10. “Pigs”
  11. “Shoot ‘Em Up”
  12. “A to the K”
  13. “Latin Lingo”
  14. “Tequila Sunrise”
  15. “Lick a Shot”
  16. “Illusions”
  17. “Throw Your Set in the Air”
  18. “Let it Rain”
  19. “I Ain’t Goin’ Out Like That”
  20. “How Could I Just Kill A Man”
  21. “Tres Delinquentes”
  22. “(Rock) Superstar”
  23. “Insane in the Brain”
  24. “Jump Around”

Fotógrafo y reportero desde 2015, programador del Festival Macabro, profesor de Historia del cine en la FES Acatlán y coordinador de materiales en Filmin Latino.

Haga clic para comentar

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *