Conecte con nosotros

Pólvora Live

La Gusana Ciega en el Auditorio Nacional: 10 mil almas compartiendo el mismo corazón

La Gusana Ciega dio un tremendo conciertazo en el Auditorio Nacional ante un recinto completamente lleno de gente unida en un solo corazón.

Mitvalk

Publicado

el

La Gusana ciega dio uno de sus mejores conciertos ayer en la noche en el auditorio nacional / Foto: Santiago Covarrubias - OCESA

La Gusana Ciega se presentó el día de ayer en el Auditorio Nacional ante 10 000 personas aproximadamente, derivado del lleno total del recinto al momento de la venta de los boletos disponibles, y no es para menos, ya que largos años han pasado y Daniel y compañía nos han demostrado que La Gusana Ciega no solo es rock pá los chavos, es un sentimiento que late en unísono con todos sus fans.

Y es que justamente algo que puedo destacar del día de ayer es que una a una sus letras tienen un toque especial que se impregna en el sentir de los que oyen sus canciones. Tienen un ‘felling’ tan cabrón y la letra es tan precisa que se acomoda en algún momento de tu vida.

Basta con ser fan de algunas de sus rolitas para considerarte seguidor absoluto de la banda, ya que su música es tan hospitalaria que no reconoce de generaciones; prueba de ello fue que a unos asientos de donde me encontraba, una pequeña de aproximadamente 6 años cantaba a todo pulmón las rolas de La Gusana Ciega.

Entre una fanaticada fiel, la pequeña con padres que no olvidan los valores y una fidelidad de audio que rebotaba con gusto en las paredes del Auditorio, se forjó el caldo perfecto de emociones al rojo vivo para que sus fans y no tan fans pasaran una de las mejores noches que ha ofrecido la banda a su público.

Se aventaron un basto repertorio que abarco sus tres décadas de carrera / Foto: Santiago Covarrubias - OCESA
Se aventaron un basto repertorio que abarco sus tres décadas de carrera / Foto: Santiago Covarrubias – OCESA

Los previos a la presentación de La Gusana Ciega

El camino, como ya viene siendo costumbre, era adornado por la lluvia de sábado en la Ciudad de México en esta época del año. Poco a poco a lo largo de la línea del Metrobus que viene desde el norte de la ciudad se puede jugar a “apuesto a que ese va para el concierto”, ya que el outfit, las pestañas bien enchinadas y las chaquetas de cuero son la constante entre la pandilla rockerona que toma el Metrobus que te deja justo afuera del Auditorio Nacional.

A la entrada, como siempre el abarrotado lobby se presta para echar una platicadita previa al evento, además no es mal momento para echarse el snack, ya anunciada la 3.ª llamada, las puertas hacia adentro de la sala se comienzan a abarrotar; sin embargo, en movimiento magistral, los guardias y acomodadores hacen su chamba de lujo para que cada uno de los presentes este a tiempo para la salida, en esta ocasión de La Gusana Ciega.

Las emociones a flor de piel con cada una de las canciones de La Gusana Ciega, ese sentimiento no respetaba edades ni género, todos sonábamos en un mismo palpitar / Foto: Santiago Covarrubias - OCESA
Las emociones a flor de piel con cada una de las canciones de La Gusana Ciega, ese sentimiento no respetaba edades ni género, todos sonábamos en un mismo palpitar / Foto: Santiago Covarrubias – OCESA

Del Agua hasta la Estrella

Muy puntuales mis carnales, (bueno, al menos solo con 10 min de retraso) a las 8:40 pm se apagaron las luces para dar paso a la entrada de la banda, de repente la primera melodía invitada de la noche hacía su presentación, ‘Entra en el Agua’ comenzaba a sonar en el recinto.

Posterior a ésta, un trío de canciones que dieron en mero mero mi corazón adolescente lastimado, ‘Celofán’, ‘Me Puedes’ y ‘No Puedo Verte’ también sonaron, y es que en análisis y como lo mencionaba Daniel, en algún momento las canciones de La Gusana Ciega nos acomodaron o nos acompañaron en algun sentir, en algún buen amor, en alguna traición, en alguna buena fiesta o en algún momento muy triste.

Ya adelantada un poco la noche Hueco, el artista español subió para aventarse un palomazo con La Gusana Ciega, presentando una rolita nueva ‘Te Necesito’, canción que solo tuvieron el placer de escuchar los asistentes, ya que esta se estrena hasta octubre.

Ya para cuando sonó ‘1987’ la pantalla por fin hizo su deslumbre apareciendo tremendos gráficos que nos ambientaban en toda la cultura pop de los años 80’s, unas animaciones bien bárbaras que sí debo destacar, porque durante las rolas que se ocuparon destacaban muchísimo los visuales.

Ya me empezaba a sacar de pedo de que Daniel interactuara bien poquito con los asistentes; sin embargo, no sabía lo que se venía, ya que, posterior a la mitad del concierto, cada canción antes de tocarla se aventaba unas palabras chingonas para presentar a la canción.

“Esta canción cambió su significado posterior a la pandemia, estos son tiempos para sonreír, tiempos para conocer gente, tiempos para amar” posterior a estas palabras comenzó dicha canción del disco Monarca.

La noche se puso súper sentimental cuando dijo “esta canción me la han pedido muchas parejas para pedir matrimonio, son muchos nombres, pero esta va dedicada a todos ellos” y comenzó a sonar ‘Más Grandes’ rola que simboliza que las relaciones son más fuertes y grandes de lo que nos dicen que son.

Así se fue la noche en constantes picos de emociones, los cuales fueron muy bien acompañados por la música de La Gusana Ciega, quienes estaban genuinamente felices de la respuesta de su público.

Todo un recorrido por toda su discografía y de emociones en el Auditorio nacional / Foto: Santiago Covarrubias - OCESA
Todo un recorrido por toda su discografía y de emociones en el Auditorio nacional / Foto: Santiago Covarrubias – OCESA

Setlist de La Gusana Ciega en el Auditorio Nacional

  • Entra en el agua
  • Celofán
  • Me puedes
  • No puedo verte
  • Venus en la arena
  • Vivir así, es morir de amor
  • Estación lunar
  • Ángeles educados
  • Amantes modernos
  • 1987
  • Te necesito
  • Hey!
  • 727
  • Empezar de cero
  • Tiempos para amar
  • Más grande
  • Dulce y amargo
  • Asimétrica
  • San Miguel
  • Tú volverás
  • Eres para mí
  • Giroscopio
  • Princesa y el dragón
  • Pasiflorine
  • Rock and roll
  • Se nos rompió
  • Vuelve a querer
  • Califórnica
  • Yes Sir, I can boogie / Billy Jean
  • Conejo en el sombrero
  • Las manos de María la loca
  • Tornasol
  • Ella estrella

Master de la fina grosería, amante empedernido del videojuego y secuaz de todo lo bello que se haga en fotografía. Que vivan los 2000, la música y el juguito de naranja.

Haga clic para comentar

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *