Future Islands: el verdadero arte del concierto streaming

Future Islands conoce su chamba. Saben que lo suyo, como músicos, artistas y convocantes a un streaming de paga, es ponernos a bailar, cantar, disfrutar, que por un momento se nos olvide la maldita pandemia, el jodido coronavirus.

Con esa seguridad y un tremendo trabajo de estudio bajo el brazo, se vio a través de nuestros dispositivos móviles un Fade In que nos trasladó inmediatamente hasta los más profundos sentimientos del legendario Samuel T. Herring.

El tío goza, el tío sufre, siente la música, siente los acordes, siente los bajos, siente a la perfectísima batería que a puro chingadazo seco, afinado con la más mínima precisión, le provoca revolcarse por todo el escenario mientras los estrobos nos chingan las pupilas.

Y así, entre sudores, gritos, meneos, nos recetan el recién estrenado As Long As You Are, un disco llenó de atmósferas que nos endulzan el oído a la menor provocación, que nos ponen la piel chinita, los pelos de punta y el corazón se ablanda.

Hay un poco de rock alternativo a lo Morrissey, a lo The Smiths, pero también un poco de Islandia, algo de Sigur Rós, aunque vanguardista como los canadienses Arcade Fire, y a ratos muy nostálgico, a lo Depeche Mode, a lo Human League, a lo New Order.

Vaya, sólo por dar una idea, porque los originarios de Baltimore tienen un sello muy personal. Interpretan con agresividad, su vida depende de siempre llegar más alto que la canción anterior, por ofrecer un concierto que nunca vaya en picada, que no te dé la sensación de estar muriendo, al contrario, te dejan con ganas de recibir mucho más.

As Long As You Are no es un disco del montón que pase desapercibido entre todo lo que una época de enfermedad y crisis financiera se ha llevado entre las patas. Es electrizante de “Glada”, hasta “Hit The Coast”. Juega con las sensaciones de tu cuerpo desde “For Sure” y hasta “Thrill”. Es introspectivo, puro, honesto.

Plasmarlo en un concierto puede ser, hasta cierto punto, fácil cuando llevas más de 14 años conociendo a tu gente. Conectas inmediatamente con quien tienes de frente, puedes verlos, tocarlos, sentir su calor, su euforia, alimentarte de eso que emana del cuerpo cuando los buffers te revientan los oídos.

Hacerlo en streaming no fue una limitante para ellos, dejaron que volara la imaginación y se presentaron como si delante de ellos tuvieran un teatro atascado de sus más grandes fanáticos.

Si todos lo hicieran con las mismas ganas, con la misma gallardía y muchísima pasión por el rocanrol, otra cosa sería.

Gustavo Azem
Gustavo Azem
No tan guapo como Brad Pitt, ni tan simpático como Chespirito.

Te recomendamos

Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

210,732FansLike
30,200FollowersFollow
11,225FollowersFollow

lo de hoy

de lo que todos hablan