Conecte con nosotros

Pólvora Live

Lo bueno, malo y a mejorar del Hell And Heaven 2022

Finalmente llegó una nueva edición del Hell And Heaven, repitiendo sede en el Foro Pegaso y aquí el recuento de los daños

Publicado

el

hell and heaven 2022

Muchos memes, muchas críticas e incluso hasta influencers adorando sin medida o crucificando sin razón el proceso, pero finalmente llegó una nueva edición del Hell And Heaven, repitiendo sede en el Foro Pegaso.

Los favoritos del Pólvora Crew

Filter por Andrea Quintana

La primera vez de Filter en México resultó ser dentro de este festival y desde los primeros acordes, la gente se conectó con Richard Patrick, el cual es un excelente frontman y se nota que aprendió mucho de Trent Reznor mientras estuvo en Nine Inch Nails.

Aunque el sonido comenzó un tanto accidentado, fue una hora de puros hits, desde “Take a Picture” hasta “Jurassitol” parte del soundtrack de la película del Cuervo. Se notaba que la gente era fan y que todos nos sabíamos las canciones, hasta Patrick subió un post comentando cómo los mexicanos estábamos cantando en inglés todo el tiempo.

Bad Religion por Mario Valencia

Bad Religion cerró el día punk del escenario Negra Modelo Stage. Para un día donde varios mohicanos cumplieron sus fantasías rebeldes envueltas en estoperoles desde la tarde que Acidez, Garrobos y Espécimen, alimentaron el slam con lo mejor de las mohicas nacionales. Y acabar el sábado con uno de los grandes íconos, influencia clave en el hardcore y pop punk, fue increíble.

Ya todos unos adultos de avanzada edad, Greg, Brett y Jay comandaron una banda llena de energía, rebelde y con buen humor que no desperdiciaron en hacer comentarios al hecho de que el audio de Judas Priest, sonaba muy fuerte. “¿Alguna vez los han invitado a una fiesta, pero a lado hay una fiesta más genial? Así nosotros”, decía el vocalista.

No se perdió un solo instante, cada nota del setlist fue un viaje nostálgico de cuando usaba camiseta con el logo de la cruz en un acto de pose bien acá, de maloso. “Dark Ages”, “Punk Rock Song”, “Los Angeles Are Burning”, “American Jesus” y “21st Century Boy” que a media canción, fue recibida por los fuegos artificiales de Judas Priest.

El caso de Bad Religion fue especial: la música habló sin tanta parafernalia como otros estelares. La actitud fue lo sobresaliente.

The Interrupters por Gustavo Azem

The Interrupters tuvo un debut de ensueño en México. La plebada los arropó desde muchas horas antes del show, cuando comenzaron a llegar con sus playeras alusivas hasta la plancha del escenario Modelo. En punto de las 7:20PM arrancó el deportivo manejado por Aimee y tripulado por los hermanos Bivona. Una hora enterita de puro ska, punk rock, reggae, ska punk, two tone, rocksteady y etcétera. Así circularon temas como “Take back the power”, “Title Holder”, “Raised by wolves”, “Shes Kerosene” y hasta su cover “Bad Guy” de Billie Eilish. El mejor resumen del show fue ver a todos los presentes bailar, brincar y gritar, mientras Aimee intentaba contener sus lágrimas. Euforia total.

Judas Priest por Erick Padrón

El festejo de 50 años de heavy metal de esta agrupación fue el ideal. Un audio no tan atropellado como el de las agrupaciones que se presentaron más temprano en ese mismo escenario, vimos al público muy conectado disfrutando de un setlist largo y el cual fue cargado hacia uno de los mejores trabajos del heavy metal de todos los tiempos, Screaming for Vengeance, con canciones como “Devil’s Child”, “Electric Eye”, “Riding on the Wind”, y “You’ve Got Another Thing Comin’”. La agrupación también salió a dejarlo a todo e incluso Halford se llevó un buen recuerdo por el recibimiento del público.

the interrupters
The Interrupters por primera vez en México /Foto: Gustavo A. Martínez

Lo bueno del Hell and Heaven 2022

Empezamos hablando de la alianza que HH hizo con Flecha Roja para poner un transporte oficial al evento, por acá lo utilizamos un par de días y no tuvimos ningún problema, la página acreditó rápido el pago y tampoco hubo problema para realizar el canje (en terminal y afuera del festival), sin duda una opción cómoda y segura que esperemos se repita en próximas ediciones.

Otro de los puntos fuertes del Hell And Heaven, aunque muchos los critiquen por lo mismo, es la diversidad de géneros del rock: podemos encontrar desde el metal más extremo hasta el ska. Comparados con otros festivales, siempre saben acomodarlos para que quien sea fan de un género se quede el mayor tiempo en ese mismo escenario, eso es algo que se agradece ya que al final no se empalman las bandas. Por ejemplo, encontramos que el viernes todas las bandas de alternativo noventero estuvieron en un mismo escenario, así no tenías que escoger a quién ver.

Avatar
Los suecos de Avatar demostraron que ya merecen venir en un show en solitario a México / Foto: Andre Dulché

Otro buen punto a favor es el uso de fuego y pirotecnia al menos en los escenarios principales, esto agrega un buen atractivo visual para las bandas y si está bien sincronizado con las canciones de los grupos en cuestión es aún mejor.

Mucho se habló de las cancelaciones en el Hell and Heaven de 2020, en esta ocasión el festival plantó cara a este punto tan criticado, siendo la única cancelación, ya sobre el festival, la de Melechesh. Bandas como Gwar y Hatebreed lo hicieron antes, pero mostraron mensajes explicando la situación y dejando a Live Talent libre de culpa.

Uno y tal vez el más importante, la curaduría de bandas. Muchas bandas nunca habían venido o llevaban mucho timepo sin volver y se agradece que se arriesguen a traerlas. Claro, hay bandas que vemos muy seguido pero hay que entender que muchas de ellas, son las que meten el público.

Por último, podemos ver una evolución en el festival, ahora sí hubo un anuncio oficial sobre una próxima edición a celebrarse en 2023, en donde ya vimos confirmados a grupos como Amon Amarth y Emperor.

¿Quedan ganas de volver el otro año? Sí ¿Borraron su mala imagen? Van por buen camino.

Lo malo del Hell and Heaven 2022

De nueva cuenta Hell and Heaven volvió a pecar en abrir las puertas tarde, lo que provocó largas filas, particularmente el primer y el tercer día.

El audio de los escenarios inició siendo un monstruo como los dos escenarios grandes que posee este festival, pero con el paso de los días y las jornadas comenzó a ser deficiente, en los escenarios principales hubo bandas que sonaban tan fuerte al punto de llegar a distorsionarse por completo o claras fallas como las que tuvo Trivium que en más de 3 ocasiones se les vio molestos y parando su presentación por esto. En Alien Ant Farm, el audio fue pésimo tanto, la persona de la consola parecía no tener idea de que lo estaba ocurriendo y la solución tampoco llegó, y ni hablar de lo que pasó con Hipocrisy, dónde durante 20 minutos de su intervención, los asistentes solo escuchábamos la batería y nada de lo demás.

Algo que les falla como festival es la falta de personal, eso se vio desde la entrada en donde solo había pocas personas revisando las mochilas hasta en el cuidado de los escenarios, en donde mujeres de edad avanzada tenían la tarea de cuidar la valla entre el público y la gente.

Sin duda, el poner el escenario de las bandas mexicanas al principio del festival es un error. Se agradece que quieran darles chance a las bandas nacionales, pero deberían de darles el lugar que merecen en los escenarios principales y no arrumbados como sonido ambiental mientras llegas al H&H.

Muchas de las atracciones quedaron sin armar el primer día, para muestra el arco de bienvenida, el cual sirve para que los asistentes tengan su foto del recuerdo, del cual solo vimos la estructura el viernes. Ligado a esto viene la falta de señalización, que, aunque si estaba en el mapa oficial, no se plasmó ya en físico en el festival, no hubo letreros que te indicaran donde encontrar baños (gente discapacitada olvidada por completo en este sentido), escenarios, etc.; esto también aplica a qué la entrada del VIP en el día 1 tampoco estaba señalizada, mientras que al acceso a preferente nunca le pusieron algo. Acá también le podemos sumar que solo dos escenarios estaban debidamente identificados con nombre el Negra Modelo y el New Blood, mientras que en los principales nada nos indicaba cuál escenario era el Hell y cuál era el Heaven. Estos son detalles que te hacen lucir visualmente mejor.

hell and heaven 2022
Una edición más del H&H con varios aspectos a mejorar pero que al final, salió bien librado / Foto: Mario Valencia

De nueva cuenta se utilizó el sistema cashless para realizar compras al interior del festival, pero nos encontramos con el trago amargo de que hay una comisión de $25 por activar tu pulsera, un cargo inesperado y que genera molestia ya que en ningún otro festival se hace esto, si bien conocemos el cargo que te hacen por recuperar tu dinero (este año es de $30), no conocíamos un cargo por activar la pulsera. Adicional a esto, hubo cierta molestia ya que el cashless no era aceptado en los stands de merch oficial.

Ligado a lo anterior vienen los precios de la comida y la bebida los cuales eran elevados (ya sabemos que en los conciertos todo se eleva, pero aquí los precios si eran excesivos a comparación de otros eventos). Aquí algunos ejemplos, 3 tacos de cochinita por $200, 3 tacos al carbón por $220 y que decir de una simple bolsa chica de papas en $120; también en muchas ocasiones lo pagado no era proporcional a lo que te servían, en nuestro caso en Chilakiss nos dieron unos chilaquiles que eran 10 totopos bañados en dos salsas y una miniembarrada de cochinita pibil por $165, o un minichoripan que parecía bocadillo y que vendía otro stand en zona VIP también por el mismo precio.

Aquí cerramos con la actitud de la gente en dos momentos claves del festival. Por ejemplo, durante la presentación de Pantera, la cual se antojaba para hacerla memorable como aquella vez que estuvieron con Metallica en el Foro Sol, aquí la gran mayoría del público quedó a deber y únicamente se dedicaron a grabar con su celular. El último día también vimos un público bastante apático en la sección VIP que no se movía ni hacía nada durante la presentación de Kiss.

Bad Religion
Bad Religion dio un show de ensueño para todos sus seguidores en el Hell Adn Heaven / Foto: Mario Valencia

Puntos a mejorar del Hell and Heaven

Aunque lo que mencionamos en lo malo también son cosas que sí o sí se deben mejorar, en esta sección hablamos de tres aspectos muy necesarios y urgentes a atender de cara a próximas ediciones.

Si bien los stands de comida eran bastantes, se notaron rebasados y en algunos (como en los de hamburguesas) había largas filas en las que mínimo te tenías que perder a una banda para poder comprar.

Lo mismo con los baños, los cuales eran insuficientes y que generaban largas filas de varios minutos. Aquí también muchas personas denunciaron la falta de agua para poder lavarse las manos luego de hacer uso de los sanitarios.

El trato a las bandas. Algunas agrupaciones señalaron algunos problemas en sus redes sociales como en el caso de Pain, Doyle, Trivium, Candlebox o Cradle of Filth, quienes comentaron los inconvenientes que tuvieron con su hospedaje. En el festival también escuchamos un reclamo por parte de Tulkas, ellos alzaron la voz por los grupos nacionales que tocaron casi sin gente en los primeros horarios por el retraso de apertura de puertas.

Metalhead, reportero de Pólvora desde el 2014 y redactor para noticieros de televisión. Apasionado de escuchar discos de principio a fin, las películas de más de dos horas, además de un gran entusiasta y escucha de la escena de metal de México.

Haga clic para comentar

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *