Home Pólvora Live Warpaint: un hogareño encuentro acústico en streaming

Warpaint: un hogareño encuentro acústico en streaming

Una de las bandas que más seguidores ha ganado en nuestro país desde hace unos años gracias a sus constantes participaciones en festivales, ha sido Warpaint, cuarteto angelino con solo tres álbumes lanzados. Una banda interesante para los que gustan de una vibra más tranquila, entre indie, pop y hasta toques psicodélicos. Como para ir a pasear a Coyoacán. Mientras que su más reciente material fue Heads Up (2016), el último show presentado en México fue apenas en el festival Tecate Bajío de 2019. Teniendo su concierto tan fresco, se presentaron este domingo 6 de diciembre con Live from the Lodge Room en un formato acústico e íntimo que fue del escenario hasta el interior de su hogar. Tristemente, el encanto del concepto quedó solo en eso, dando una de las transmisiones más aburridas en Ocesa Irrepetible.

Con un silbido en la oscuridad, comenzó a transcurrir un optimista mensaje a través de varias frases para dar la bienvenida a sus fans: “Hola corazones. Hola soledad. Hola esperanza. Hola te extrañamos. Nosotras te amamos. Hola amigues”. De inmediato la expectativa subió al máximo, más al sonar su primera canción, “Heads Up”, donde brilló el coro a cuatro voces de sus integrantes. A nivel ejecución y mezcla, el espectáculo siempre se mantuvo impecable. La fotografía, a iluminación cálida, con elegantes encuadres y un buen dolly, era irrumpida por ocasionales descuidos entre canciones para añadir unas tomas a pequeños detalles pero funcionaban.

Le siguió un buen cover de “Im So Tired” (Fugazi), y “Undertow”. Sin embargo, poco tiempo tuvo que pasar para darnos cuenta que a nivel puesta, la oferta de Warpaint fue muy pobre. Sí, muy bien en adaptar sus canciones al formato desenchufado, en especial de un álbum tan electrónico como Heads Up. Pero cuando todo se resume a una repetición constante del mismo tono, encuadres y actitud, encima con nula participación hacia el espectador en casa, todo se va al traste. Su trabajo reducido a música de fondo en un Starbucks.

Aunque sonaron temas de sus tres producciones como “Keep it Healthy”, “Drive” y “Melting”, el resultado final nos dio míseros 40 minutos en el escenario. ¡Ahí si ya no sale la ecuación ni para el más grande fan de cualquier banda! Los actos deben entender que en estos tiempos, sus espectáculos deben ofrecer un bonus llamativo. Por más que hayan querido vender la idea acústica, no fue suficiente.

Cuando todo parecía terminado, al concluir los créditos de su intervención en escenario siguió un nuevo segmento. Un casual detrás de cámaras donde la vemos preparándose en el camino y en una casa, cantando algunas canciones más. Simpático, aunque se dejó llevar por el mismo tedio mencionado. Quizá si todo hubiese sido de esta forma, habría sido más divertido.

Un streaming demasiado sencillo para su propio bien, nula interacción salvo sus mensajes al principio, cero actitud y a momentos, aburrido, pues más que show lució como un ensayo. A veces esos detalles del cuaderno con las letras escritas a mano y sus atuendos le daban personalidad pero no fue suficiente. El toque hogareño al cierre fue una idea atractiva, aunque muy dispersa para el montaje general. Daba para más la idea de un acústico de Warpaint. Lástima.

Ya que estás por acá, checa nuestra reseña del gran show que dio Liam Gallagher en streaming.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.